Este blog no admite comentarios pero puedes hacermelos llegar a mi correo: esteban.mediterraneo@gmail.com

jueves, 12 de noviembre de 2009




Es realmente muy atractivo diría que es un verdadero regalo de cumpleaños, haber descubierto (como siempre sucede por casualidad) los atardeceres desde Sant Pol de Mar, en todos estos años no reparé en ellos fotografiándolos desde mi estudio y algunas veces desde los acantilados donde iba a verlos en estas fechas y hasta Marzo.
En esta época el sol se sumerge en el mar por delante de la escollera, es un espectáculo maravilloso verlo desde la “ Roca Grossa “

Sin embargo nunca reparé en verlo desde la propia escollera de Sant Pol, mirando la playa y las preciosas barcas varadas en la arena, lo hice el día de mi cumple, fue un regalo, había allí un equipo de televisión ( TV3 ) rodando desde ese mismo punto el atardecer, para incluirlo es alguna adormidora serie, lo malo será que su un día la ves no reconocerás mi pueblo, púes hasta los letreros de Sant Pol de Mar en la estación de tren cambiaron por los de Santa..no qué ( cosa que me parece muy, muy mal ).

Siempre he defendido la diversidad fundamentada en la sutileza, no me hace falta viajar a otros lugares aunque los he visto preciosos, para descubrir en los míos propios día a día y ya desde hace años, que aun recorriendo el mismo camino cada día hay tantas y tantas formas de verlos como días tiene el año, y no solo es eso, los fotografío sintiéndolos distintos, como si los acabara de descubrir. Menudas sonrisas debéis de regalarme con mi actitud, peco de inocente o tal vez de vanidoso.

Cuando he descubierto la belleza del atardecer desde ese lugar llamado “ La Punta “ he sabido que son muchas las tardes que tengo que ir a verlo, hasta que el sol entre en el mar detrás de las montañas estaré expectante de ese privilegio y lo compartiré con vosotros mis amigos.

Creo que es muy importante cuando creemos que lo sabemos o conocemos todo, volver sobre nuestros pasos, y aunque sea con los ojos algo viejos y cansados nos dejemos sorprender por los mismos paisajes que estando siempre adornado el horizonte nunca supimos ver, y al hacerlo nos sintiéramos ilusionados de nuevo en las cosas que sierre tuvimos y nunca vimos. Añadiría si me lo permites que esta lección me la apunto muy dentro, pues se que se puede sentir también esta misma sensación con las personas que amamos, verlas con los ojos como son, cansados y algo viejos. pero abrirlos bien grandes sorprendidos por la belleza de otras miradas reflejadas en los nuestra como si fuera un paisaje que descubres de nuevo donde siempre estuvo y nunca reparaste en el, un atardecer.

La primera imagen es de una de mis obras, atardecer sobre Sant Pol de Mar desde la Roca Grossa, la segunda de mi nuevo paisaje, Atardecer en la playa de Sant Pol de Mar,

Con las dos, me despido hoy que soy algo mayor que ayer.

Sant Pol de Mar, 11 de Noviembre 2009

Esteban Mediterráneo.