Este blog no admite comentarios pero puedes hacermelos llegar a mi correo: esteban.mediterraneo@gmail.com

miércoles, 30 de diciembre de 2009

Feliz Año Nuevo, El invierno


Dejando atrás los lagos, pasando Mon Repos, en el Pirineo de Huesca hay un pequeño valle en el camino hacia las cumbres de Samiñánigo, hay un lugar que se llama Ipiés, en la entrada a la izquierda hay un molino El Molino de Ipiés y el molino un molinero Pablo, un hombre hecho de pinos rojos y tierra duro como el paisaje, conocí a Pablo el molinero gracias a Manolo mi suegro, ambos habían estado condenados a muerte por haber defendido la Republica Española, hombres como Pablo y Manolo no son fáciles de encontrar, vencidos si derrotados no.

Me llevo a el las ganas que tenia mi suegro de abrazar a su viejo camarada, no se hablo de guerra esa noche y tras cenar todos cayeron rendidos, menos Pablo que tenia que hacer el pan y yo que me moría de curiosidad por verlo. Aquella noche nevaba y todo se había cubierto de nieve que en el molino era como harina de trigo, los gatos al calor de la vieja puerta de madera que daba al horno se apretaban y cuando salía Pablo a buscar la leña para el horno todos ellos de hablaban.

Esa noche riquísima en anécdotas me dejo marcado, la magia del pan fermentando el aroma que si tuviera que asimilar diría que era el del seno de mi madre, la boca del horno como un amable infierno y laz que proyectaba sobre todas las cosas era de verdad algo que me llevaría horas de relatar.

Mas tarde el crujir del nuevo pan se quedo pegado a mi hasta muchos años más tarde presumía de tener el olor del pan en la piel. Todo esto no es sino el preámbulo al que aspiro para invitarte a escuchar El Invierno una parte de la Sinfonía de las cuatro Estaciones de Vivaldi a la que añadí el texto del libreto a modo como si fuera un poema, que ya es mucha pretensión la mía.

Para esta noche de invierno en la que seguro que en el Molino de Ipiés desde el cielo el viejo Pablo muele la harina de las estrellas. Mi recuerdo y mi poema en honor de aquellos hombres buenos.

Segundo movimiento de las Cuatro estaciones, El Invierno
Vivaldi.

Feliz AÑO NUEVO desde Sant Pol de Mar, 2009
Esteban Mediterráneo.

http://estebanmeditrraneo.blogspot.com/

Atardecer de hoy a falta de nieves buenas son tempestades.


jueves, 24 de diciembre de 2009

Mi regalo; un castillo sobre el agua


Es costumbre hacerse regalos en estas fechas, muchas veces eso se convierte en una obligación que termina siendo una pesadilla y se soluciona con algunos euros, estoy en una época de mi vida algo delicada, casi he llegado a la conclusión de que los reyes magos son mis padres y no debo de esperar regalos por no tenerlos ya junto a mi.

Pero mi regalo es mucho más sencillo y es también mas etéreo, voy a regalarte como si fuera Juan Sebastian Gaviota un castillo, como los que el sabia hacer en el aire con la diferencia de que al ser yo un hombre de mar, construiré para todos mis amigos un castillo sobre el agua, que también tiene su merito.

Como casi todos los regalos este también esta endiablado, me gustaría que sirviera esta imagen para negar imposibles, si yo he podido hacer un castillo sobre el agua y Juan Sebastian Gaviota pudo hacerlo en el cielo, tu puedes también hacerlo.

Ese es mi mensaje, mi regalo explicado en esta imagen.

Ahora bien como entre mis amigos hay algunos que no pueden ver la imagen y me han pedido que explique alguna vez mi obra, les diré para ellos especialmente que la imagen es la de un pequeño estanque donde a los pies de una escultura de la Diosa del Amor, nacen en primavera nenúfares y papirus.

Ahora Afrodita no tiene nada que la adorne a no ser la luna que refleja por las noches el agua del estanque, el sol cuando esta alto y las nubes a todas horas, Hoy quedo el agua congelada los peces nadaban por debajo del hielo acariciando los pies de la diosa y se me ocurrió la feliz idea de que se pueden hacer castillos sobre el agua, todo es cuestión de imaginación, no hay otra manera de hacer algo así fuera de la poesía, por eso la vida necesita de Juan Salvador Gaviota, para hacer castillos en el aire, o del Pequeño Príncipe para viajar de tu asteroide a cualquier planeta. Tu tambien puedes hacer cosas asi, solo es necesario esperar la ocasión con fe en ti mismo.


Dedicado a Ana Pérez y a María Jesús Cañameras ambas artistas invidentes, del circulo de amistad de Avi Tomas, para el también y para todos vosotros:

Un castillo sobre el agua

Sant Pol de Mar, Noche Buena año 2009



Esteban Mediterráneo.
P/D.
Las imagenes del amanecer en Fotografias de Hoy son espectaculares.

miércoles, 23 de diciembre de 2009

Las actitudes




Una de las actitudes que parece haber pasado a mejor vida en el mundo occidental, y desde luego en nuestro país, es la que engloba una serie de antiguas virtudes que, por lo visto, ya nadie considera tales. Llámenlas sobriedad, discreción, elegancia, austeridad, aversión a la histeria, al exceso y al pataleo, deseo de no importunar y de no crear más complicaciones de las existentes, de no dar la lata ni entorpecer las tareas de los demás. Llámenlas aguante, entereza, capacidad de encaje ante los reveses y los contratiempos, ganas de no desorbitar las cosas ni sacarlas de quicio, y por supuesto asunción de la propia responsabilidad. Todo eso, que era fundamental para la convivencia y para que cada cual realizara su trabajo con cierta eficacia y sin presiones inmerecidas, ha desaparecido de la faz de nuestras tierras. España, me temo, es el país que en mayor medida lo ha desterrado, de cuantos conozco, y sus ciudadanos se han convertido en los más exigentes, quejicas y despóticos, unos individuos (ya sé, hay excepciones) que creen tener derecho a todo y ningún deber; que, cuando cometen imprudencias a las que nadie los obliga, claman contra el Gobierno de turno si éste no se apresura a sacarles las castañas del fuego, espoleados por una caterva de periodistas, eminentemente televisivos, a los que nada gusta tanto como despotricar y exigir responsabilidades a quienes no las tienen.
“Claman contra el Gobierno de turno si éste no se apresura a sacarles las castañas del fuego”
No sé. Toda desgracia es lamentable, sentimos compasión por quienes las padecen, se las hayan buscado o no (ejem), y deseamos que logren salir de ellas. Pero, la verdad, yo no entiendo por qué el Estado -es decir, "los demás"- tiene o tenemos la culpa de que unos turistas naufraguen en aguas egipcias y no todos logren salvarse. Tampoco que sólo "los demás" la tengamos de que un atunero que faenaba fuera de la zona protegida haya sido capturado por piratas y sus tripulantes retenidos durante mes y medio. Ni que las familias de esos pescadores -que trabajan en el sector privado- se pongan de inmediato a "exigir" y "reclamar" cosas, algunas tan caprichosas como "una sala VIP" en el aeropuerto de Bilbao. Probablemente se la habrían brindado de todas formas para el encuentro con los secuestrados, pero, ¿de qué mentalidad proviene la idea de la "reclamación"? No hablemos de las nevadas de cada invierno: se anuncian, se desaconseja a los conductores que se echen a las carreteras. Éstos no hacen ni caso, luego se quedan atrapados durante horas, y quienes se la cargan son los meteorólogos, Protección Civil y el Gobierno, más o menos por no haber impedido la caída de copos desde el cielo. Si hay una riada y se inunda un pueblo, en seguida se ve a ciudadanos coléricos, azuzados por las televisiones, exclamando: "¿Dónde están las autoridades? Nos hemos quedado sin luz ni teléfono, y las tuberías están atascadas. ¿Cómo es posible que no se remedie todo al instante?" Pocos parecen capaces de razonar y decirse: "Hombre, con la tromba es normal que todo se haya ido al carajo. A ver si escampa y lo arreglan cuando puedan, buenamente".
Asimismo ha desaparecido, o menguado, el sentimiento de gratitud. Si yo perteneciera a alguno de los cuerpos que echan una mano a la gente en apuros (si fuera bombero, policía, militar o reparador de desperfectos), estaría desesperado al comprobar que casi nadie da las gracias por las duras tareas o rescates que llevan a cabo, sino que lo normal es que los afectados se solivianten porque uno no ha actuado con la suficiente rapidez o -lo que es más cómico y más trágico- no ha adivinado que se iba a producir un incendio, una inundación, un atraco, un secuestro, un atentado, y no los ha impedido. Y qué decir de los médicos y las enfermeras. Suelen ser personas admirables, que hacen lo indecible por salvar vidas y curar enfermedades. Y, cuando nada pueden, son seguramente los primeros en lamentarlo. Pues bien, cada vez es más frecuente que los pacientes y sus familiares, lejos de facilitarles su tarea y sentir agradecimiento hacia ellos, se pongan hechos unos basiliscos cuando se les anuncia que por desgracia no hay remedio. "¿Cómo que no?", gritan enfurecidos, y no es nada raro que peguen a la doctora o al enfermero. "Usted tiene que curar a mi padre de ciento dos años, y si no, es una inepta y se le va a caer el pelo, a usted y a la clínica entera". En cuanto a los maestros y profesores, que se encargan de la noble y paciente misión de desasnar a los asnos (todos lo somos inicialmente), no sólo no reciben a menudo la gratitud de los progenitores de asnos, sino que les llegan sólo sus quejas, su ira e incluso sus agresiones, porque en el fondo esos padres están a su vez deficientemente desasnados y les debe de molestar que sus vástagos se hagan más civilizados que ellos.
Nuestros Gobiernos suelen ser pusilánimes y no se atreven a poner freno a esta creciente creencia, por parte de la población, de que todo le es debido; aunque sea ella sola, por su cuenta y riesgo, la que se meta en un berenjenal o se exponga a una estafa, "los demás" estamos obligados a salvarla o a resarcirla. Todavía estoy esperando a que algún dirigente se plante y lance este sencillo y razonable mensaje: los ciudadanos son libres siempre, luego deben hacerse responsables de sus actos y decisiones.

Javier Marías.

viernes, 18 de diciembre de 2009

Amanecer junto al mar


Desde hace creo que mas de un año no bajaba a ver amanecer en la Calita de las Rosas, pero hoy desperté muy temprano y antes del amanecer ya habia desayunado así que me anime a ir pensé al tremendo frió que hacia.

Los colores previos al amanecer eran bonitos el cielo pintaba muy bien, ni corto no perezoso dejando el pijama debajo me abrigue bien y baje el acantilado, sentía mucha curiosidad por ver como habia quedado la playa tras el fuerte temporal de estos días, que habia recudido la playa a unos escasos metros desde el verano.

El frío que hacia apenas 4 grados mas la humedad se calaba en los huesos, sin embargo lo compensaba la sensación de paz junto al mar, la playa se habia multiplicado y lo que antes era una isla se habia unido a tierra en esta circunstancia según dicen la Roca Grossa pertenece a nuestro vecinos de Calella y cuando es isla pertenece a Sant Pol de Mar, no vamos a poner mucho énfasis en esto pues corren entre los pueblos vecinos siempre muchas historias.

En las imágenes que ajunto no se ve un amanecer fulgurante, el sol no se desveló entre las nubes y aunque el espectáculo de ver amanecer siempre es bello, no he podido conseguir la imagen del sol naciente saliendo del mar, estuve allí sobre una roca esperando como un cormorán con las alas extendidas., esperando que el sol se dejara ver entre las capas de nubes, pero me marche helado a casa sin conseguirlo.

Estas son las imágenes.

Sant Pol de Mar, 18 de diciembre de 2009
Esteban Mediterráneo.

jueves, 17 de diciembre de 2009

Navidad


La navidad siempre produce en mi una sensación extraña y melancólica, extraña por que no acabo de comprender que todo el mundo me desee que sea feliz en estos días, cuando me gustaría mucho más que de vez en cuando alguien me hiciera sentir su deseo, digamos fuera de plazo, melancólica por que mi madre me dejo huérfano en navidad, tenia que marcharse y lo hizo ese día y de forma que no pude despedirla.

Con todo la navidad es como una bola de nieve que según corre se hace grande y no entiendo tampoco como poco a poco me deduce y termino leyendo los ojos de mis nietos y eso me anima a ser un Papa Noel o un rey mago, si lo hice todo el año no voy a dejar de hacerlo ahora aunque se les acumulen los regalos la magia de encontrar un regalito escondido en el bosque no les faltará.

Para vosotros vaya mi sentir no solo para estos días, os deseo amor, amor terrenal, amor con frutas con perfumes, amor con lucha, con pasión y con paz, ilusión y fortaleza, salud y éxito en la medida justa que no exija heroicidad.

Llega la hora de brindar, brindemos por la amistad.

Sant Pol de Mar, 17 de diciembre de 2009

Esteban Mediterráneo.

http://estebanmeditrraneo.blogspot.com/





Brindis de Navidad

. Casi todos los días de este año
como las hojas de las viñas han caído,
solo restan algunas que aun se sostienen
en los pámpanos por puro milagro
húmedas por la brisa
y el rocío de todos los amaneceres.

Quemadas por el sol de los ocasos
bailan con la brisa las últimas hojas,
luciendo sus vestidos ocres y rojizos
colgadas de los pámpanos.

Hemos pasado juntos en la distancia,
comunicando los sentimientos
por arte de magia.

Luna tras tuna
amanecer tras amanecer
rosa a rosa,
poema a poema este año.

Ahora que los días
son como la última luna, menguantes,
quisiera apretar en mis manos
todos los momentos
que hemos compartido juntos este año.

Y como si de un racimo de uvas se tratara
exprimirlo entre mis dedos
y fluyera de mi mano
un mosto, regalimando.

Llenar después con el una copa de vino
afrutado dulce y blanco.

Y con el brindar por nuestra amistad
alargando los sorbos,
saboreando estos ultimas días
hasta que acabe el año
y apurando el mosto blanco decirte.

¡ Gracias feliz Navidad,
viviremos, otros años ¡

Sant Pol de Mar
Esteban Mediterráneo.


<

martes, 15 de diciembre de 2009


Santa Lucía - camino de luz
La vida y leyenda de Santa Lucía está marcada por su relación con la vista y la luz. Invocada para curar todos los males relacionados con la visión, Lucía también tiene estrecha relación con la luz navideña que se contrapone con el frío y la oscuridad del momento del año en que se celebra su fiesta.

Lucía, un nombre que proviene del latín "camino de luz", nació el año 283 en Siracusa, en la isla de Sicilia, en el seno de una familia rica.

Leyenda de Santa Lucía

La versión catalana y cristiana de su leyenda cuenta que cuando Lucía se enteró de que un joven se había enamorado de ella, decidió arrancarse sus ojos y enviarlos a ella como presente. Con este terrorífico y macabro regalo, Lucía cortaba de raíz las esperanzas del joven y desvanecido también todas las tentativas de caer en pecado y dejar la vida espiritual que había emprendido. Pero el joven prometido, sintiéndose rechazado, denunció por cristiana a Lucía ante las autoridades romanes, que la capturaron y torturaron hasta darle muerte el 13 de diciembre del año 304. Según algunas versiones, Lucía murió decapitada mientras que otros cuentan que murió con una espada clavada en la garganta. La celebración de Santa Lucía se celebra el día 13 de diciembre, en recuerdo de su martirio.

Culto a Santa Lucía

Su culto se extendió a partir del siglo IV por toda la Cristiandad y llegó desde Italia en Cataluña, donde su culto está todavía bastante arraigado a raíz de las relaciones de nuestros antepasados con la isla de Sicilia. A partir del siglo X y gracias a que el emperador Oto llevó a Metz sus reliquias, la devoción también llegó a los países germánicos y nórdicos, donde aún hoy es muy popular.

En Cataluña, Santa Lucía ha sido invocada para curar todo tipo de males relacionados con la vista. "Santa Lucía te conserve la vista!" Exclaman los que la tienen por patrona, todos los oficios que requieren una buena visión, especialmente el sector textil (modistas, costureras, bolillos, etc), y los oculistas y oftalmólogos.

Representación iconográfica de Santa Lucía

En Cataluña, Santa Lucía es representada llevando un plato con dos ojos. Si uno se fija con los detalles de las imágenes donde aparece Lucía, se dará cuenta que los ojos que lleva la santa en el plato no son los suyos, tal y como pretende la leyenda, que dice que se les arrancó para demostrar su fe en Jesucristo. Los ojos que hay en el plato no pueden ser los de Lucía, porque en las imágenes Lucía aparece con sus propios ojos, que son muy abiertos.

Nos encontramos pues, ante una representación de una entidad sagrada que está relacionada con la luz, los ojos ila visión y que se explica, sobre todo, porque tiene cuatro ojos, un tipo de imágenes que también son frecuentes en otras religiones .

Texto: Manel Carrera y Escudé


Esta entrada ha sido escrita por Albert Solé y enviada el 11 Diciembre 2009 at 8:00 pm clasificada en Personales. Aquí tienes el enlace permanente.
Fotografia : Garcias a Ricardo elemento fuego
Texto: Gracias a Albert Solé Pascual ( de su blog )

lunes, 14 de diciembre de 2009

Silemtium : Poema


No se quien pueda ser Silemtium pudiera ser un terrenal elemento, pero me gusta su poema y os lo ofrezco.


Desde el viento.





Uno de esos dias soleados , de playa y sal
te vi por primera vez con estos ojos,
pero te reconoci amiga de otra playa y de otro mar,
de un tiempo ya vivido ,de dias vencidos...
No fueron necesarias las palabras,sabiamos ,
que lo nuestro era un camino de danza
que ibamos trenzando los encuentros,
mucho mas alla,de donde la memoria alcanza.
Supimos retener ese momento y aquietarlo,
retener el ritmo y volver al baile,
uniendo pasos y miradas y sumandolo
nos quedamos suspendidos en el aire.

Nunca te perdi, pero te busco.
SILENTIUM.

14 de diciembre de 2009 09:10

La poesía de Pero Salinas es hoy una poesía actual, el retrata en su poesía una mujer abierta a la vida, no tiene que ser una mujer casta, nívea, es una mujer que siente que triunfa en el amor o sucumbe en el.

Pedro Salinas no habla del amor solemne y triste ni tan solo del desamor como sucedía en muchos poetas contemporáneos, la mujer que retrata puede ser la compañera que tienes tu junto a tu puesto de trabajo sin ir más lejos.

Es en su poesía un enamorado de la vida, de la emoción que explora el jubileo, y se da en tormentas, juega con los relámpagos, alcanzo lo absoluto en su lírica, ofreciendo poemas el los que resalta la emoción y la solidaridad con la mujer como compañera, como amante, trasciende a universos futuristas, juega con sus versos y nos obliga a leerlos y releerlos por que nos interesa, nos atrapa y encontramos en cada lectura casi diría un nuevo poema.

Creo que Pedro Salinas es un buen regalo a tener en cuenta para estos días que se avecinan donde casi todos caemos inexorablemente en la estupidez de regalar mas que contenidos envoltorios de clores, os propongo amigos el libro que tengo ahora justo sobre la mesa, “ Poesías completas de Julio Salinas “ Ediciones de bolsillo, no te vas arruinar vale menos de 16 euros.

Te invito a que se lo regales a tu esposa, a tu novia, a tu amante y aun más te propongo que lo leas con ella.

A modo de iniciación te propongo que leas y escuches uno de sus poemas.

Sant Pol de Mar, 14 de Diciembre 2009

Esteban Mediterraneo





LA VOZ A TI DEBIDAVersos 388 a 424



Yo no necesito tiempo.



Yo no necesito tiempopara saber cómo eres:


conocerse es el relámpago.


¿Quién te va a ti a conoceren


lo que callas, o en esas


palabras con que lo callas?


El que te busque en la vida


que estás viviendo, no sabe


mas que alusiones de ti,


pretextos donde te escondes.


Ir siguiéndote hacia atrás


en lo que tú has hecho, antes,


sumar acción con sonrisa,


años con nombres, será


ir perdiéndote. Yo no.


Te conocí en la tormenta.Te conocí, repentina,


en ese desgarramiento


brutal de tiniebla y luz,


donde se revela el fondo


que escapa al día y la noche.


Te vi, me has visto, y ahora,


desnuda ya del equívoco,


de la historia, del pasado,


tú, amazona en la centella,


palpitante de recién


llegada sin esperarte,


eres tan antigua mía,


te conozco tan de tiempo,


que en tu amor cierro los ojos,


y camino sin errar,


a ciegas, sin pedir nada


a esa luz lenta y segura


con que se conocen letras


y formas y se echan cuentas


y se cree que se ve


quién eres tú, mi invisible.



Pedro Salinas

domingo, 13 de diciembre de 2009

Jose Ramon opina

Anónimo dijo...
Pues nada, Dulce, te cuento una historia que quizás no mitigue tu dolor, pero a lo mejor te entretiene (se dice que si sabes focalizar bien tu pensamiento las penas pueden ser menos penas,... pero ese es otro tema)Se trata de que la casualidad hizo que cuatro amigos que tenían en común además de la edad, el año de nacimiento, su afición por la vida y por las ganas de filosofar sobre algunos aspectos de misma, un día se dieron cuenta de que pertenecían los cuatro a los cuatro signos fundamentales de la naturaleza: la tierra, el aire, el fuego y el agua.Y ya sabes, cuando los elementos conectan, sino se crean las condiciones que propicien la armonía (ese también es otro tema...) puede pasar que a la tierra se la lleve el viento, que al agua la apague el fuego, que el fuego queme a la tierra, que la tierra también apague el fuego,etc. etc. muchas combinaciones posibles ... y, como somos humanos, podemos enfrentarnos, fruto de nuestros propios impulsos. Pero también podernos darnos cuenta de ello, y hacer por controlarlos, por conducirlos, y por llevarlos por los senderos de la armonía ...Pues si, ha habido un reciente enfrentamiento, entre la tierra que ha emergido, por motivos confusos, como una avalancha, hacia el agua, la cual, ante lo que ha interpretado como una agresión (quizás la palabra es un poco fuerte ...) ha preferido cambiar su curso y deambular por nuevos recorridos.Esa misma tierra, posteriormente y en un gesto que le honra, también ha sido capaz de reconsiderar sus acciones, y ha propiciado un nuevo cauce por donde el agua pueda volver a circular pacíficamente y sin resentimientos.Esa es mi acuosa visión de una historia, común por otra parte, con un contenido de afección y desafecciónde propia de nuestra naturaleza humana, que si los interesados sabemos interpretarla nos puede ayudar a entendernos más en lo individual y en lo colectivo.Quizás si la tierra nos escucha y le apetece pueda dar su versión de los hechos ...En cualquier caso, seas bienvenida como semilla, o como lo que te apetezca,todo vale si sale de tu mismidad.J.Ramon
12 de diciembre de 2009 11:54

prueba de autor

aakjffhjfh
sasdakjdakdjla
adsdasd

viernes, 11 de diciembre de 2009


VIERNES 11 DE DICIEMBRE DE 2009


Las campanas de Sant Pol de Mar.

La voz mas antigua que conocemos sin advertirlo, es la voz de las campanas, ese sonido ancestral que trasmite la voz a través de generaciones y generaciones, la música alegre que expresa el júbilo del renacimiento, toca al recogimiento, da noticias, llama a arrebato y muerto, es la voz que escucho tu madre y la voz con la que escucharon también tus abuelos y todos nuestros ancestros.

Las campanas son pregonero de la historia, siempre en las guerras fueron presas de saqueo, moneda cambio o alma de cañón, las campanas de Sant Pol de Mar no se libraron de esa suerte, el campanario fue derruido por las tropas francesas cuando mi país dejo de ser una nación. Y así nació la leyenda de nuestro pueblo, al no saber que hora era.

Cuenta la historia que ha divertido a lo largo de los tiempos a los forasteros que pasaban por nuestro pequeño pueblo que las gentes de aquí no sabíamos en que hora vivíamos, pues en un afán de proteger de las inclemencias del tiempo a un viejo reloj de sol que había junto al ayuntamiento desde época romana, se le mando a cubrir con un tejado y claro ante semejante estupidez nos quedamos sin saber la hora que es.

La historia siempre es cruel con los perdedores, se trasforma en mito, y los mitos en los tiempo actuales son objeto de burla aunque solo sea por la ignorancia de profundizar en ellos, Sant Pol de Mar, nunca tubo un reloj de sol a la sombra de un tejado, aunque todo el mundo nos gritase desde la estación al pasar el tren

¡!! SANT POL QUE HORA ES…? a lo que contestábamos : Es la hora de los hijos de puta.

Los tiempos pasan, y ya casi nadie se ríe al pasar por nuestro encantador pueblo con esa provocación. Los vecinos de Sant Pol hemos convertido esa historia del reloj de sol en la embajadora de nuestro pueblo, los relojes de sol con o sin tejadillos son el símbolo de nuestro querido pueblo, contamos la historia a quienes nos visitan y sonreímos con ellos. Conservando nuestras campanas no necesitamos el reloj.

Hoy cuando me acercaba al pueblo, arrastrando para escuchar las hojas que el otoño ha puesto a mis pies, las campanas de la torre de la iglesia llenaron el aire de silencio tocaban a muerto, esa llamada triste la voz que con dos notas musicales despide a la vida, será la que un día doblará para mi y hará sentir la dureza del bronce en los oídos de mis hijos, como hizo sentir a mi las de mis padres antes y antes de ellos a todos los padres de los padres que hubieron, con la misma voz de siempre.

Seguía caminando haciendo volar las hojas a mi paso, escuchando como doblaban las campanas ¡ din….don….! alargando sus notas en el tiempo como hacemos al hablar alargando las vocales los vecinos de Sant Pol de Mar. Mientras las campanas doblaban despidiendo al mueto, el sonido de las hojas bajo mis pies crujiendo y la brisa del mar que ya se notaba palpitar creciendo con el viento de levante anunciaba que la vida continúa.

No quiero despedirme de vosotros sin recordar a quien no lo sepa la verdadera historia del porque los habitantes de Sant Pol de Mar, no sabían en que hora vivían.

El saqueo a sangre y fuego de nuestro pueblo y condena a la perdida de sus derechos civiles (entre ellos a no tener campanario) por las tropas de Felipe V

Para comprender la fiereza de las tropas francesas cuando arrasaron Sant Pol de Mar, habría que remontarse a 1285 cuando El rey Pedro II de Cataluña y Aragón estaba en guerra contra el Felipe III llamado el atrevido de Francia.

El rey de Francia recibió la noticia de que la flota de los almirantes Marquet y Mallol estaba amarrada en el puerto se Sant Pol de Mar (Sant Pol de Mar, era entonces uno de los principales puertos naturales del mediterráneo)

Felipe III alentado por la información envío una flota de 25 naves para atacar sorpresa a la flota catalana amarrada en Sant Pol de Mar, pero conocedor Roger de Lauria de las intenciones de los franceses, hizo abandonar a toda prisa a la flota Sant Pol de Mar, esperando a las naves francesas en alta mar las atacó por sorpresa derrotándolas. La victoria de la Corona de Aragón al mando de Roger de Lauria sobre la escuadra francesa fue la victoria naval más importante de esa época.

Posiblemente en venganza de ese hecho, el día 15 de Febrero de 1714, las tropas del rey francesas Felipe V en su camino para desolar Barcelona, entraron a sangre y fuego sobre Sant Pol de Mar, las tropas francesas se vengaron de su antigua derrota, arrasaron el pueblo, convirtiéndolo en ceniza no quedo piedra sobre piedra de nuestro pueblo, sus habitantes fueron masacrados en Torre Martina donde se refugiaron. Felipe V prohibió que Sant Pol de Mar, fuera reconstruido, y elimino todos los derechos de la villa, así que los supervivientes con las velas de las barcas se refugiaron en las playas, siempre prestos a desmontar sus frágiles hogares y hacerse a la mar ante cualquier amenaza.

Sin las campanas que les que les dieran la hora, mi pueblo reducido a cenizas tardo muchos años en volver a colgar campanas sobre su maltrecho campanario para volver a saber la hora que es, las mismas campanas que esta mañana me recuerdan estos hechos y me hacen sentir las voces de aquellos sin querer ser héroes se convirtieron en historia o mito, que más da.

Puede que toda esta historia no sea del todo cierta. A fin de cuentas las historias de los perdedores se convierten en mitos y son los trovadores y los poetas quienes las trasladan a través de los tiempos que es lo mismo que hacen las campanas con su ancestral voz y ahora me pregunto queridos amigos ( me olvide el reloj ) ¿ Sant Pol que hora es..? son tres cuarts de deu ( lo parece que contestan las campanas de la iglesia ) es la hora de ir a ver como está la mar.

Desde mi querido pueblo, con el son ancestral de las campanas, os deseo un feliz día.

Sant Pol de Mar, 11 de diciembre de 2009
Esteban Mediterráneo.
http://estebanmeditrraneo.blogspot.com/

martes, 8 de diciembre de 2009

Las Naranjas mandarinas de la casa abandonada

Naranjas mandarinas entre las zarzas
Masia de Can Carreras hoy abandonada.

Cerca de donde vivo, atravesando el bosque bajando después por un empinado camino hasta un claro donde se abren unos campos en barbecho se encuentra una vieja casa abandonada, “ Can Carreras “ la casa esta situada al extremo de una zona plana una huerta que llega a la orilla de un río que ahora solo conoce el agua con las tormentas, es un paisaje extraño casi mágico, el cañaveral el llano junto a la casa abandonada que termina en unas moreras de hoja ancha junto al patio de la vieja casa que sobrevive como puede al abandono, ocupada algunas veces por muchachos que hacen de ella su hogar y otras asilando a gentes muy extrañas.

Nadie `podría decirme porque la casa esta tan mal situada, justo pegada espalda contra espalda de la montaña un desnivel casi perpendicular, una barrancada que la deja siempre en sombra, junto a la casa un pozo, un lavadero, y unas cuadras hechas en ladrillos rijos mas bonitas aun que la propia casa, detrás la montaña que no la deja ver el sol desde media día.

Toda la casa esta rodeada de árboles frutales hoy abandonados, he conocido aquí las mejores ciruelas, hay también naranjas mandarinas, son chiquitas llenas de pipas, pero extremadamente perfumadas y sabrosas, si las acercas a tu nariz confundes las cosas y no sabes si morderlas o consérvalas junto a tu boca, tomando su aroma, los naranjos mandarinos son viejos, muy viejos, sus trocos alternan leña seca de sus ramas viejas, pero parte del árbol aun vive y de el estos días cuelgan entre las zarzas y la maleza esas frutas redondas y frescas cuyo aroma yo nunca seniti antes el acido con el dulce y el picante.

Cerca de las naranjas mandarinas hay un viejo peral, le sucede lo mismo es viejo, alterna sus ramas secas con otras que aun tienen vida, solo una vez probé sus peras que rozaban mi boca cuando estaba cerca, ahora en invierno no puedo recordar su sabor intenso, pero me detengo mirando sus ramas antiguas, con los pies casi mojados del pasto que crece silvestre junto a el, y detrás están los laureles que han nacido silvestres, son aromáticos, de hojas anchas y semillas negras, como en todas partes las zarzas se abrazan y forman una barrera casi infranqueable hasta los árboles. Justo entre las zarzas y los laureles hay un árbol que casi ha perdido las hojas ahora y cuyos frutos contrastan con el azul de cielo, haciéndolos mas deseables, es un palo santo y ahora están los frutos en su punto.

Si mueves ramas se caen sobre ti, si taras con un palo se caen sobre ti, y si intentas cojerlos con la mano, en ese instante caen también sobre tu nariz, siempre es peligroso tomar el fruto de este árbol que parece del paraíso terrenal este árbol es mitad deseo mitad castigo, esta maldito y hechizado pero siempre le robo algunos frutos como lo hice.

Después me recreo en la construcción de la propia casa, su fachada mirando las huertas y la riera, es una fachada sin valor arquitectónico, porque la gente del campo antes solo tenia la casa para dormir, por eso la hicieron en ese lugar el peor de todos, por eso fue abandonada porque con la humedad no se puede convivir, solo las primaveras y los veranos, cuando lo que hay es un bosque eran viñas de vino dulce de garnacha, de las que alguna hay aun silvestre junto a mi casa. Dan unos racimos compactos de uva negra muy perfumada, algunas veces los he probado, algunas veces los mordí notando el chasquido que inundaba y se desbordaba por las comisuras de los labios dulces con un fondo áspero.

Yo he soñado alguna vez, como era este paisaje hace tres mil años, lo vi. en sueño, no es broma, me vi bajando por el camino del bosque y al llegar a la casa pegada a la montaña que entonces no existía se abría una ensenada, toda la huerta era mar, al llegar al lugar que ahora esta la masia de “ Can Carreras “ me sentaba y me ponía a pescar, al otro lado de la ensenada hay unos pantalanes, unas naves estibaban en las bodegas ánforas de vino de uva garnacha, del rió aun bajaba agua, y en la otra orilla jugaban los niños.

Pero de estas cosas habaré otro día, de cómo era este paisaje miles de años antes, cuando toda la zona que ahora es tierra de aluvión era antes mar, un puerto natural del que hablan los portuarios desde la noche de los tiempos, si hoy donde crecen esos árboles se excavara se encuentran caracolas y moluscos, trozos de ánforas como los que encuentro alguna vez paseando por el bosque o se ven incrustados en las paredes de las torres de vigía.

Con los sabores y los olores que esta mañana disfrute mientras paseaba entre las bucólicas ruinas de los establos y los patios hoy ya invadidas por las zarzas. os deseo un feliz día ya cercano a estas fiestas mitad fantasía y mitad estrés que se nos avecinan.

Esteban Mediterráneo
Sant Pol de Mar, 7 de diciembre de 2009

viernes, 4 de diciembre de 2009

El alma de los árboles del Parque del Retiro




Hace pocos días hablaba del alma de las cosas, decía que hay cosas que tienen alma y otras no, entre las cosas que las tenia hablaba de saltamontes y grillos y me refería a las hojas con la que juega mi gato haciendo piruetas y equilibrios diciendo que no la tenían, hoy quiero enmendar mi error y hablar del alma de las hojas, de los árboles y si mucho me apuro del alma del agua, del contraste entre la luz y la sombra.

He estado unos días en Madrid y he aprendido muchas cosas, viendo esa maravillosa ciudad, sus museos y sus jardines, hablando con los madrileños que son gente magnifica, hice locuras hasta caer dominado por la belleza de sus museos, vi los grandes maestros impresionistas, en el museo Thyssen, el Reina Sofía, reviste la casa de Sorolla, la fundación de La Caixa, la Real Academia de San Fernando, me volvieron loco de placer hasta estresarme pinturas y esculturas, pude visitar el Senado, recorrer calles ver la luna llena asomada entre grandes edificios, caminando con mi querido Ricardo incansable amigo, y curioso viajero disfrutamos de Madrid.

Pero a lo que iba, después de visitar todos esos museos visite el parque del Retiro y allí aprendí ver el alma de los árboles, los colores de las hojas en otoño, los setos los reflejos del agua y en particular la visita a una colina donde casi doscientos cipreses como si fueran Ángeles custodian el silencio. Hablo de la colina que se hizo en memoria del recuerdo del absurdo y cruel asesinato de aquella mañana que nos cambio la vida a muchos españoles.

Mirar desde la colina acompañado por el alma de esos árboles. las hojas de colores que cubrían los caminos, los miles de colores colgados de las ramas no eran comparables a los que pude ver en los museos, los cuadros son bellísimos, algunos tocan el corazón, pero los árboles otoñando en el Retiro, son mucho más que árboles y hojas de colores son el alma, la vida en si misma.

No puedo de hablar de un pintor, procure entrar en los escenarios, seguir la pasión con que muchos de ellos “ explicaban “ amaneceres, marinas, retratos de la las Lágrimas de Eros, una escultura de Clara de una adolescente en mármol blanco cuyas facciones quisiera para si la diosa nacida del semen y de la espuma de mar Afrodita, todas esas visiones quedan alejadas cuando paseas entre las almas de los árboles, ayer en el Retiro hoy en mi querido y pequeño pueblo Sant Pol de Mar, mañana quien sabe donde.

Sant Pol de Mar, 4 de diciembre de 2009
Esteban Mediterráneo.