Este blog no admite comentarios pero puedes hacermelos llegar a mi correo: esteban.mediterraneo@gmail.com

miércoles, 4 de noviembre de 2009

En defensa del Arte


Lo peor del caso es que ese señor . que aparece riéndose delante de las cámaras con elegancia y del que la gente dice de el que es un choricillo, otros que hay que aplicar la presunción de inocencia.

Ya me doy un mosqueo tremendo cuando ya el intento en una maniobra de suprema inteligencia lanzar como un pulpo en retirada una cortina de tinta, devolviendo un par de millones de los que había robado diciéndose muy apenado y arrepentido, reconociendo su culpa e intentando despistar al personal.

Como se dice ahora, va a ser que no, ese individuo es un ladrón de la peor calaña, y para que no rías sus gracias dejando de lado la mariconada de la presunción de inocencia que algún político le reclama, te voy a decir que es lo que ha hecho.

Disfrazado de prohombre de la cultura ( en esta caso catalana ) revestido de condecoraciones y de cargos en muchísimos consejos de administración . económicos culturales y deportivos, se ha reído de todo lo que aparentemente defendía, robando de la forma mas vil, los fondos de una institución artística y cultural digna de todos los elogios, si tu vieras las terracotas que adornan el “ Palau de la Música “ hoy las verías avergonzadas llorando, ese Millets ha robado a los músicos, cuando decía que no había presupuesto para convocar actos en el “ Palau “ ha ido durante años robando yo creo que por el placer de hacerlo, falsificando facturas, creando gastos ficticios, creando sociedades fantasma para saquear las arcas de la institución como si fuera una lombriz en el intestino.

Ese individuo, ha sobornado las voluntades políticas, entregándoles fondos, creando una fundación para financiarlas, cuando el “ Palau es en si mismo una organización para la defensa de la cultura musical y para nada un bebedero para los cuervos.

A modo de ejemplo: Recientemente Arts Tunae que es una organización formada por antiguos miembros de la tuna, hizo en el “ Palau “ un concierto destinado al proyecto de creación de una clínica en Etiopia para el tratamiento de enfermedades oculares, el proyecto se llamaba “ Proyecto Visión “ y el lema de la actuación era La Mirada Etiope, fue un éxito un lleno total, con lo recaudado se consiguió el objetivo, los gastos que hubo que abonar por e alquiler del “ Palau · no fueron excesivos, aproximadamente unos 9.000 euros. si lo que ha devuelto ese pirata el mejor del siglo XX y XXI fuera el total de lo robado, podrían financiarse 280 actos como este, y si fueran como se presume 15.000.000 millones de euros 1.666 actos culturales como ese.

Entonces me pregunto yo, donde esta el choricillo que sonríe a las cámaras y del cual se habla casi con complacencia como si fuera un pillo sevillano, es un ladrón que a avergonzado insultado a la sociedad que confío en el, ¡ que coño ¡ hay que reír su gracia cuando podrían haberse construido con el producto de su rapiña tantos y tantos hospitales, haberse dado a conocer músicos y poetas y hacer feliz a la gente con conciertos gratuitos financiados con los fondos de la institución.

Hay que llamar a las cosas por su nombre, Feliz Millet es un ladrón de la peor calaña.

Desde Sant Pol, hoy que el viento sopla y me enfurece que para eso soy el elemento aire, de los cuatro elementos.
Esteban Mediterráneo.



El Palau de la Música Catalana es una institución cultural que tiene su sede en la ciudad de Barcelona. El edificio, proyectado como sala de conciertos del Orfeó Català, fue construido entre los años 1906 y 1909 según diseño del arquitecto Lluís Domènech i Montaner, máximo representante del modernismo catalán.Se diseñó con una concepción arquitectónica en la que destacan la organización espacial de su gran sala y la fusión barroca de lo escultórico y lo puramente estructural en su exterior.En su fachada destaca un grupo escultórico, obra de Miguel Blay, que representa la canción catalana. El interior está decorado con materiales de gran colorido, patente especialmente en las cerámicas y en las vidrieras, destacando el uso de motivos florales. Tanto los revestimientos del edificio, como los grupos escultóricos del interior se caracterizan por rasgos simbólicos e imaginativos.Declarado monumento nacional en 1971, el Palau fue posteriormente restaurado, entre 1983 y 1989, por Óscar Tusquets. El Palau está considerado como el templo de la música catalana. Tiene un aforo de 2.200 personas y ofrece tres ciclos de conciertos cada temporada.