Este blog no admite comentarios pero puedes hacermelos llegar a mi correo: esteban.mediterraneo@gmail.com

miércoles, 21 de agosto de 2013

lunes, 12 de agosto de 2013

Perseidas y renacuajos.

Faro de Calella, oleo sobre tela, Esteban Mediterraneo





Bien podría ser este el amanecer de este día, tras una noche fugaz donde las estrellas han estado correteando de aquí allá por el firmamento llevándose recados unas a otras, mucha gente tratamos de verlas correr alocadamente en la noche de San Lorenzo , cuando otras noches nos gusta verla quieta  cómo si sintiéramos que ese puntito luminoso del universo nos mira directamente a los ojos en la quietud de la noches de verano y con su mirada quieta entran por nuestros ojos hasta lo más profundo de  nuestros anhelos.

Cada cual con su estrella buena o mala como si fuera su ángel de la guarda o su demonio, intentando leer nuestro futuro en ellas. Tal vez sea esta una buena noche para cambiar nuestra estrella por una mas complaciente alargado la mano mas rápidamente que su vuelo cuando cruce delante de nuestros ojos esta noche y atrapándolas para guardarlas en un franco de cristal y soltar al alba junto al mar todas menos una que será nuestra nueva estrella.

Solo escapan de lo que está escrito en las estrellas, los enamorados y los locos los que no ven en los designios del universo más que el reflejo de su luz intensa, también los niños que pueden tener varias estrellas porque saben capturarlas y guardárselas en un bote de cristal junto a su almohada como hacia un servidor con los renacuajos que cazaba en la charca mientras mi padre cuidaba su huertecito. Hoy recuerdo eso, los ojos grandes de los renacuajos mirando los de un niño, como miran las estrellas cualquier noche de verano los ojos que las contemplan con la inocencia de quien espera algo de ellas.

Que la suerte nos acompañe alcanzando nuestra estrella esta noche para que nos ilumine y nos guie con armonía.

Sant Pol de Mar, 12 de agosto de 2013

Esteban Mediterraneo