Este blog no admite comentarios pero puedes hacermelos llegar a mi correo: esteban.mediterraneo@gmail.com

viernes, 27 de noviembre de 2009

Crónicas de Garruloman: La Fea


Era una de esas mañanas de noviembre húmedas el sol estaba escondido detrás de la bruma apenas era de color ocre, pero los olores llegaban bien impregnados en la humedad del ambiente, se hacían casi palpables los de las algas puestas a secar en el embarcadero y los que llegaban de quemar las hojas secas en el parque, desde niño tenia ese olor en el pecho, las hojas de los grandes plátanos del parque amontonadas y los pequeños entrando dentro esparciéndolas a patadas por todas partes, el sonido crujiente y mas tarde el olor de las grandes piras que tenían un olor especial, pudiera ser rico en alcaloides que me hacían alucinar esta mañana triste de otoño, en el que nadaba triste caminando por el parque.

Te conviene saber amigo que los superhéroes tanbien tienen días así, tristes y recogidos en los que cualquier olor los traslada a otros lugares, creo que hasta dios tiene días así, tristes y melancólicos, eso iba pensando cuando de repente topo con mi cabeza algo bien extraño, me atizo y rodó por el suelo, era un rollo de papel higiénico, me habían tirado muchas cosas por la cabeza, verduras monedas, huesos de aceitunas , pero nunca un rollo de papel higiénico.

Miré para los ventanas de los pisos superiores enfadado cuando de una de mas ventanas se escuchó una voz de alguien muy cabreada gritar:

¡ Manolin, serás hijo de putaaaaa…sube inmediatamente .!!

Paso por mi lado un chaval un gaznápiro de unos trece años corriendo como alma que lleva el viento con sus amigos decía:

¡ Volveré pa comer mamá. ¡

¡ Tenia que haber abortao cabrón .. ¡

Intuí como superhéroe que soy que había un grave problema y aunque no estaba en mi mejor día en un plisplas entre en el portal y subí la escalera hasta el primer piso subí los peldaños de dos en dos, me puse mi disfraz de Garruloman y llegue al cuarto piso sacando la lengua, la puerta estaba abierta y dentro se escuchaba la voz de una dama:

Será cabrón , será cabrón el niño..¿ y ahora que hago yo…?

Me anuncie desde el pasillo, ¿ Me da su permiso ¿

No te jode ¿y quien anda ahí , esta Manolito con usted, y usted ¿,¿ Quien es.?

Soy Garruloman el superhéroe de las cosas sencillas, mande usted

No te jode, pues vamos a ver, ( dijo la voz que provenía de un cuartito ) , ¿ ve ese armario del pasillo? ábralo y me da un rollo de papel higiénico, el cabrón de mi hijo me lo tiro y salio volando por la venta.

De repente lo entendí todo, tomé uno de los rollos de papel y se lo a la mano que asonaba por la puerta del baño, pensé hay que ser de verdad un superhéroe para soportar este olor.

Ya salía por la puerta satisfecho de mi buena obra cuando ella me dijo: espere buen hombre ¿le apetece un café. ¿, claro que si señora , ella me miraba con ojos grandes, creo que nunca había visto a un superhéroe de verdad y me presente, Garruloman, me decido a hacer pequeñas proezas como esta, cruzo a las viejas los semáforos, les lleno de aire a los niños las ruedas de la bicicletas y llamo a policía si veo que maltratan a un mujer, en fin ya ve usted.

Pues valla pinta tienes amigo, me hubieras dado un susto de muerte si te hubiera visto entrar con esa pinta, estas que da miedo verte, anda siéntate y tomate el café. Eso hice ella me dijo a continuación, me llamo Luz aunque todos me conocen como “ La Fea “, si quieres puedes llamarme así ya ves que hago honor al nombre, trabajo de puta pero entro a las diez, mis clientes me llaman la fea y nadie que pregunta por que a la vista esta. dame un momento y me ducho.

Contemple la estancia, fotos del gaznápiro que me ataco con el papel, fotos de esas que se ven y se sabe quienes son, la madre, el padre, un señor ( ¿ seria el marido , la abandono ¿) ella salio del baño esta vez olía bien, se había lavado la cabeza y se cubría con un albornoz blanco del que asoman ligeramente las formas de sus senos, era fea, La Fea pero tenia unos senos aparentemente muy bonitos, ella lo noto azorado por no poder separa la vista de la V de sus senos, estada acostumbrada era normal, termino de vestirse y le dijo: Anda acompáñame a buscar ese chaval que si le cojo lo voy a moler a palos.

Me negué, no podía ir por el parque vestido de superhéroe gritando el nombre del niño, y menos aun mostrarme sin disfraz, así que me despedí de Luz, no sin que ella me invitara a tomar una copa en su club de alterne donde trabaja de puta y la llamaban La Fea.

Pasaron meses, cuando paseada por el bulevar veia dentro de la cafetería a Luz alternando con los clientes, no era como sus compañeras habia algo especial en ella, tal vez solo fuera eso era de verdad muy fea.

Un día ya no pude más la mitad de mi era curiosidad la otra mitad añoranza de tiempo pasados, entre en la cafetería, ella no estaba, me dijo una mujer aun mas fea que La Fea, ¿ A quién busca usted señor ¿, busco a Luz, ¿ Luz, que Luz, ¿ Ah será a La Fea. ¡ Feaaaaaaaaaa..!, ¡ ya voy madame taba poniendo el un cocido para las compañeras ¡

Allí estaba ella La Fea con su traje de faena, una minifalda de la que asomaban dos bonitas piernas y un jersey tan escotado que me daba fríos o escalofríos o me estremecía..que se yo…

No hubieron mas palabras, me tomo de la mano y me llevo hasta una habitación, yo nunca había estado en un sitio así, los superhéroes no hacen esas cosas, pero era un día triste de Noviembre hacia frío y humedad y la mitad de mi era añoranza y la otra curiosidad.

Diré que no recuerdo muchos los detalles pero algunos si, La Fea después de ducharnos digo. Te estaba esperando desde hace tiempo Garruloman ¿ Como has tardado tanto ¿, si me conocía sin disfraz, de las cosas que luego pasaron las que más me sorprendió fue la ternura de La Fea, su amabilidad, la forma de acariciar, sin apropiarse de nada, dejando tiempo al tiempo y silencios donde debía de haberlos, ella me llamaba mi superhéroe, mi Garruloman, me envolvió en un collar de perlas blancas y una negra, después me pidió que la llamara Luz, en el oído, muchas, muchas veces, así lo hice, me atrapo entre sus piernas y me dijo no me hables solo llámame Luz, no te muevas, no hace falta, tranquilo, Garruloman tranquilo..

Sucedió, yo pensé que era una barca, en la mar en calma, de tanto en tanto se escuchaba por un altavoz, una canción solo un trocito, hablaba de una orilla blanca y otra negra, de un capitán, el mar calmo de las caderas de Luz , el tiempo en el tiempo y los silencios donde debía de haberlos nos llevo navegando hasta el final , solo rompía esa el silencio esa extraña canción y la respiración de Luz, yo no se que estaba haciendo tal vez estaba soñando que navegaba en alta mar porque resbalaban de los ojos de Luz saladas gotas de mar..

Cuando me marchaba Luz detuvo mi mano cuando sacaba la cartera, me dijo: Ha sido un placer Garruloman, el placer ha sido mío Luz. Algo mío se quedó con Luz, nunca quise volver, ella conocía mi mas intima identidad, me había descubierto.

Sant Pol de Mar, 26 de noviembre
Garruloman superhéroe de las cosas sencillas