Este blog no admite comentarios pero puedes hacermelos llegar a mi correo: esteban.mediterraneo@gmail.com

domingo, 30 de octubre de 2011

La Teresita



La Teresita


En días así recuerdo mi niñez y casi me estremezco recordando aquel palito terminado en una bolita de algodón con el que mi madre cuando estaba resfriado me pintaba en el pecho y la espalda cuadritos con yodo, después me cubría con algodón el pecho y la espada después de haberlo calentado con la plancha. Cuando se marchaba después de ofrecerme cualquier capricho la llamaba de nuevo y le pedía un tebeo del Capitán Trueno, deliraba de placer mas que de la propia fiebre de la gripe.

Hoy recuerdo aquella sensación de la torunda de algodón empapada en yodo recorriendo mi pecho y mis costados y me recreo en las cosquillas que me hacia. La añoro .

Recordé los prados, los caballos, el pequeño río que los atravesaba donde tantas aventuras imaginé de niño, mis lanzas mis espadas de caballero andante, mis dos enormes perros mastines Sol y Luna a veces perros otras casi caballos y siempre compañeros de aventuras.

Recordé a Teresita aquella niña que conocí cuando aun no se habían inventado los besos y de la boca solo salían palabras, la lengua estaba aun dormida en un baño tibio de saliva y cuando salía fuera era solo para desafiar haciendo burla.

Las manos que ahora veo surcadas por los años no habían aun aprendido a acariciar
Y el cuerpecito de aquella niña era como una escultura de mármol blanco de Clara.
Teresita mi amor infantil era así tersa blanca tenía olor a manzanas y pajar, fuerte fibrada morena, muy bella saltaba como un saltamontes y reía como los pájaros al ocaso entre las ramas al terminar el día.

Si se hubieran inventado los besos seguro que nos los hubiéramos regalado
Si mis manos hubieran sabido acariciar lo recordaría pero aun el mundo no había inventado besos y caricias y Teresita era de mármol blanquísimo como las esculturas de Clará.

Caen las hojas dejando en la rama una promesa de primavera el tiempo pasa la tos no cesa y la fiebre trae recuerdos.

Sant Pol de Mar

Esteban Mediterraneo.

Amanecer de casi invierno.

lunes, 24 de octubre de 2011

Tango por Sabela




Tango











Mirándose a los ojos
tensos los músculos
la pareja se desliza
en un vaivén acompasado

Enredando sus piernas
entrelazando sus manos
Suavemente
Se acrecienta el calor de la música
el bandoneón libera su lamento
y giran
giran al compás
los bailarines.
Deshilando la vida
en círculos interminables
Sueños que vuelan a su paso
Fijan las miradas
confunden sus alientos
aprietan sus cuerpos
y el deseo repite…
un
dos….
un
dos…





Sabela










Conocí a Sabela en los foros de poesía me encantan sus poemas pero cuando los recita ella manifiesta todo su poder de sedución,


lunes, 17 de octubre de 2011

Poemas de otoño: Poema para ti

































Poema para ti

Todas las cosas que me gustan
tienen tu nombre escrito, si miro al mar
debajo de cada hola que llega a mi
leo tu nombre.

Eres propietaria de mi naturaleza
debajo de mi piel, se ve escrito tu nombre
si he andado por otros caminos nunca
han dejado huella, tu si, sin saberlo
eres propietaria de mi naturaleza

Cuando escribo un poema como este
que ahora ves, pienso que es para ti
la etiqueta dice es para ti
aunque tu nunca lo quieras ver.

Cuando cocino o disfruto de algo rico
pienso esto le gustaría a ella, ella eres tu
La lluvia que me adormece lleva escrito tu nombre
cada gota, cada relámpago es tu firma.

Tu no lo sabes, ni tan solo lo quieres imaginar
por que no quieres saberlo, pero todo, todo
lo que me gusta lleva tu nombre escrito.

Esteban Mediterráneo.

lunes, 10 de octubre de 2011

Un jazmín por una sonrisa



Estoy viendo salir la luna el sol acaba de caerse tras las montañas en el oeste pero aun deja cierta claridad, hay otras personas que miran la luna sentadas en la arena o se paran a mirarla desde el andén del tren dentro de unos minutos será de noche y solo un reflejo rosado quedará del sol, sé que mañana cuando sean las 6,28 am la luna entrara en la casa de su noche que es el dia para mi en ese momento pasará tangente por el mismo camino por donde ahora desaparece el sol en el oeste.

Tu me dirás ¿que importancia tiene que las orbitas del sol y la luna lleguen a tocarse..? ..

Si es importante y aunque no tenga la explicación científica te diré que aprecio ciertos cambios en la actitud de la gente hasta en los paisajes, es importante darse cuenta de estas pequeñas cosas en estos tiempos en que todas las cosas importantes son tan negativas porque si somos capaces de verlas en los demás tal vez seamos afortunadas en sentirlas, en medio de todos los desastres siempre hay una sonrisa como la de esa encantadora mujer de cabellos nevados que a sus ochenta y “algo “ años me regaló esta mañana a cambio de un flor de jazmín que había robado unos minutos antes cuando nos cruzamos en el pueblo, siempre esta bonita María la de Damian de los Bueyes, bien peinada vestida con elegancia caminando entre un bastón y el brazo que la ayuda sin perder nunca su sonrisa.

Mas tarde al fondo de los acantilados una pareja despertaba en la playa ajenos al mundo aun se regalaban algunas caricias y un poco mas lejos en el contraluz dentro del rielar del sol otros enamorados se besaban en el mar, yo supongo que todas estas cosas suceden cuando las orbitas de la luna y el sol se rozan a la altura del horizonte aunque ellos no puedan acercarse.

La economía seguirá estando fatal, los chorizos en la calle los políticos sin saber que prometer pero es también cierto que esto ha sucedido hoy en mi pequeño pueblo. Alguien tenía que decirlo .

Sant Pol de Mar, 10 de octubre de 2011

Casi con la luna llena
Esteban Mediterrraneo.




Moraleja : Si quieres ver una sonrisa bonita casi de niña. Regala una flor o un caramelo o un ! Hola ¡ a una mujer de muchos años, no rima pero es verdad.







miércoles, 5 de octubre de 2011



Hacia muchos días que no iba a ver amanecer en los acantilados miraba amanecer desde la colina del amanecer desde allí veía salir el sol seducido por el aroma de los jazmines que llegan desde la casa de un vecino. Cuando iba amanecer el cielo se volvía de color rosado y entre los pinos se asomaba majestuosamente, mientras Drago mi querido amigo que practica el oficio de perro me trae una piña para jugar dejándola a cada paso para que se la envíe a luna, Tina mi perra nueva inquieta registra bajo los pinos las jaras sigue rastros que ha dejado la noche sin cesar en su empeño de traerme cualquier bicho que vuele corra o salte.

Pero hoy fui con Drago a ver amanecer como en otros tiempos abrí la portezuela de mi coche y me di cuenta de que el tiempo había pasado, antes daba un salto y se metía en el maletero hoy lo intento pero tuve que arrimarle el hombro para ayudarlo a subir, pobre amigo mío… Cuando llegamos a la playa aun era de noche no se aparto de mi lado y al llegar al fondo del acantilado de nuevo lo vi jugar con la arena y una piedra.

Era algo muy bonito verlo jugar como si fuera un niño con una piedra que enterraba y desenterraba hasta llevarla al agua, como es natural hizo lo que hacen los niños jugar y mojarse, pero ver su perfil en el rielar del sol mientras amanecía era un verdadero placer y lo disfruté no solo con los ojos también con el corazón.

Al regresar abrí el maletero el puso sus patas mojadas y me miro con sus ojos uno de cada color, mira que es feo este precioso compañero que trabaja de perro, le meti el brazo por debajo y lo subí al coche, que olor a perro mojado me dejó, valió la pena .

Un día yo no podré bajar a la calita de las rosas y alguien me llevará allí y si no lo soñaré.

lunes, 3 de octubre de 2011

Chiang Mai, Thailandia, por Tony Freendom



Y de cómo somos vistos los hombres Occidentales por parte de las mujeres Thailandesas, sus proveedores de recursos y bienes.
Tiene su explicación en la cultura Thailandesa y se denomina náam-jai.
En Occidente usamos a menudo la expresión, "Favor con favor se paga", no nos gusta deber nada, ni que nos deban nada. Somos autosuficientes, independientes, y si hacemos favores, esperamos, en la mayoría de los casos su compensación, buscamos el equilibrio entre dar y recibir.
En la cultura thailandesa, náam-jai, que literalmente significa "Jugo del corazón" o "Flujo del corazón", lo podríamos traducir como una generosidad inmensa, sin espera de recompensas, dar por el hecho de dar, por ayudar, por contribuir en todo lo posible al bienestar de las personas que te rodean.
Así como en Occidente son valoradas socialmente las personas autosuficientes, independientes... en la cultura thailandesa valoran el náam-jai de cada persona, cómo de generosa es esa persona con los demás.
Por consiguiente, cuando una mujer Thailandesa conoce a un hombre Occidental, espera que el hombre le demuestre su náam-jai, no sólo a ella, si no a toda su familia, si el hombre es generoso, mostrará náam-jai y eso es lo más importante para los Thailandeses.
Ahora bien, también hay que decir que si hablamos de náam-jai, hemos de hablar de sam-nuk-bun-kun, sería la forma de devolver los favores que la gente les hace. Es el elemento que equilibra todo el sistema. Devolver favores, no significa devolver favor por favor, es como estar en deuda permanentemente, no comparan si ya han devuelto lo suficiente o no, simplemente agradecen que alguien les ayudara en un momento determinado y seguirán devolviendo favores siempre que puedan. Se crea un vínculo de ayuda mutua, sin calcular quien hace más favores o quién menos, simplemente se ayuda a quién más lo necesita. Moraleja: Si te casas con una Thailandesa, puede que te vacíen la cartera, pero... cuidarán eternamente de ti cuando no tengas ya ni un duro en el bolsillo. Cómo casi siempre en esta vida... tú eliges.

Tony Freedom. TVSTV (TV ESTEVE). Chiang Mai. Thailand.