Este blog no admite comentarios pero puedes hacermelos llegar a mi correo: esteban.mediterraneo@gmail.com

lunes, 9 de agosto de 2010

Romper una Lanza por el estúpido


No será la última vez que alguien añada algo de cordura a mi carácter impetuoso, sobre todo al tocar algún tema tabú para mi, hoy mi amigo José Ramón lo ha hecho no solo con gran lucidez, por que lo merece paso su comentario al tema debatido sobre la “estupidez humana” que quien quiera puede leerlo debajo de esta entrada.

Gracias a José Ramón por haberme hecho verme “ gente “. Somos todos gente con nuestros aciertos y nuestros desvaríos nada nos distingue de los demás, pero hoy J. Ramón si se distingue ha estado sembrado.

Amino a todos a que participéis en los debates da igual si poco o mucho y cuando queráis exponer un tema será un placer exponerlo.

Os dejo con J.R vale la pena leerlo.

Esteban Mediterraneo.

dijo... José Ramón.








Cuando leí el profuso comentario de Esteban sobre la estupidez, la primera imagen que apareció en mi mente es de que había tenido alguna "enganchada" con algún funcionario, o algo por el estilo, y que, comprensiblemente por otra parte, quería sublimar sus bajas pasiones, a través de una disquisición intelectual sobre el tema. Espero que no haya sido así, y si ese es el origen de la reflexión, pues ya sabes, Esteban: "ajo y agua"; se me entiende ¿no?.
Pero entrando en el fondo del tema, yo si querría romper una lanza por el Estúpido (entre otras cosas, porque sino, no hay debate...). He de decir que se me hace muy dificil pensar que exista el Estúpido, así, en estado puro,... y que en el fondo todos somos unos estúpidos, parciales, pero estúpidos; que todos tenemos o hemos tenido una parte de estupidez, como de bandido, como de desgraciado, y como de inteligente. Yo creo que todos esos personajes los llevamos dentro, y esos personajes se exteriorizan a lo largo de todos los momentos de nuestra vida, con más o menos frecuencia; pero todos están ahí, y de lo que se trataría, quizás, es que el personaje del imbécil tuviera el mínimo de protagonismo posible.
A mí eso de clasificar a nuestros congéneres de una manera tan contundente, tan definitiva, me parece un acto de soberbia`profundo, y poco ajustado a la realidad y complejidad de la vida.
Y acabo estas reflexiones con otra, que me parece muy atinada: "nadie es capaz de reconocer en el otro, algo que él no tenga"; pensarlo, tiene mucha miga ... tú reconocerás la estupidez en el de enfrente, si sabes qué es la estupidez, si en el fondo, la llevas dentro ...

J.Ramon