Este blog no admite comentarios pero puedes hacermelos llegar a mi correo: esteban.mediterraneo@gmail.com

martes, 31 de agosto de 2010

Parque Natural de Monte Pedido, desde el dolmen







El camino apenas es un hilo, el paisaje una sucesión de espacios en los que se perciben alomas colores y silencios que embrujan el alma. Las cosas no son las que parecen ser porque en el caminar se nota una percepción extraña de la energía que todo envuelve.

En el dolmen de Tella.

Junto al dolmen de Tella hay unos pinos negros, es un lugar mágico, hay también en lecho de restos de ramitas y secas ahora y muy mullidas, todo me invita a tumbarme, estoy muy cansado de la ruta que hice esta mañana qiue me rompió las piernas pero me suavio el alma.

Tumbado en ese lecho miro las nubes, el cielo abirto y el silencio, no se mueven las ramas de los pinos y las nubes parecen estar colgadas de un cielo inmaculadamente azul, pienso en las brujas de las que hablan aqui los montañeses y de como sobre todos los dinteles de las casas pintan cruces tratando de evitarlas porque aqui no se puponen las brujas aqui se pueden ver volando con sus escobas de una cuimbre a otra de estas altísimas montañas.

Cierro los ojos y escucho un rumor lejano, pienso en un automovil, pero aqui no los hay el rumor va creciendo se acerca desde la derecha donde esta el dolmen, sigo mirando las nubes mientras noto como se acerca cada vez mas, es viento, llega y me envuelve, nunca he sentido esa clase de tibieza en el aire asi que no puedo compararlo con nada, en ningun momento he apartado la vista del cielo como si me diera miedo que este estado dicha terminara y asi sucede noto como el abrazo me abandona y se aleja por mi parte izquierda alejandose hasta quedar de nuevo todo en el silencio. Apenas habrán diso unos seguendos pero se que nunca podre olvidarlo, ha sido en Tella, junto al domen.

Ainsa, 1 de Septiembre 2010
Esteban Meditrerraneo

5 comentarios:

  1. ¡¡¡¡interesante¡¡¡¡

    siento mucha......curiosidad nenín.
    háblanos de las brujas y de la mágia de Tella

    estoy sin respirar.......

    siento escalofrios¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  2. Precioso lugar el de Ainsa ....hace muchos años fuimos en vacaciones y me encantó.
    Felicidades por poder disfrutar de la magia de ese lugar de ensueño Esteban ....y lo de las brujas o meigas , o como quieran llamarle ...aunque haberlas, hailas , no creo que en ese lugar se encuentren.....eso es el paraiso y en el no las dejan entrar ¡¡por malas ale¡¡.

    ResponderEliminar
  3. Buenos días.
    Que belleza contemplar el cielo,
    respirando el olor de la hierba. Al mirar la fotografía , parece que todo da vueltas, como si de un lugar magico se tratara.

    La descripción del lugar, hace pensar y sentir,
    que es un sueño hecho realidad.

    Gracias por hacernos sentir que pisamos en vuestras pisadas.

    Pasarlo bien, cuidaros mucho, y no dejar ni un instante de ser felices.

    Un abrazo para los tres, es decir, tres abrazos.

    Para las personas que leen el blog, deseo que paseis un bello día.

    Mila.H

    ResponderEliminar
  4. Un día pasado.. hace años..con la tristeza en el corazón salí a los praus cántabros..alla en los Picos de Europa.. Reinaba el silencio...solo la música de la brisa acompañando el baile de la hierba..el canto del aguila real surcando el cielo azul..seguro que ese mismo que miras desde el suelo y pensé que lo mejor para integrarme en ese espacio era acostarme sobre la mullida hierba...fué fantástico..porque me dejé llevar por la fantasía o por la necesidad y accedí a volar junto con el Aguila Real..mas tarde la paz volvió a mi espíritu ..la experiencia no la podré olvidar. La naturaleza cuando la miramos con los ojos bien abiertos y con admiración nos premia con experiencias prodigiosas.

    Besos a todos..

    Dulce de miel

    ResponderEliminar
  5. Ya de regreso puedo leer los comentarios que me habeis dejado, os leo y rememoro lo escrito bajo un estado de ánimo especial aún emocionado por toda la belleza que rodeó.

    Me gusta saber que no soy la unica persona que he sentido esas cosas y estoy feliz de haber conseguido rememorar en vuestra memoria esas vivencias tan intensamente espìrituales.

    En los proximos días mis amigos y yo os haremos llegar relatos sobre nuestras experiencias.

    Gracias amigos.

    Desde el viento. Esteban

    ResponderEliminar