Este blog no admite comentarios pero puedes hacermelos llegar a mi correo: esteban.mediterraneo@gmail.com

sábado, 14 de agosto de 2010

Lo Que la primavera enciende, por Karme



LO QUE LA PRIMAVERA ENCIENDE

El tiempo pasa tan deprisa, que a veces no recordamos que tenemos “amigos” perdidos por la red que pueden sorprendernos cualquier día con un saludo un tanto inesperado o poco habitual.
El mensaje extraño, consistía en un saludo mezclado con una visión muy particular de mi, como su “ ama dominadora “en su imaginación y en sus sueños, era invierno muy frio por cierto, poco frecuente en esta zona.

Dios!! Me dije, ese chico no está bien de la cabeza que le puede hacer pensar que yo puedo ser así, si en realidad nos conocíamos muy poco los dos sabíamos de nuestra existencia y habíamos coincidido en alguna ocasión, solamente por una cuestión de afinidad a las letras.

Evidentemente le conteste que seguramente estaba equivocado o el mensaje o a la persona que lo dirigía. Me contesto que en absoluto, era en mi en quien pensaba, y era a mi a quién veía en ese papel.
Pasado un tiempo, volvió al ataque con lo mismo y empecé a mosquearme.
Sin juzgar si bien o mal ( ya que creo que toda persona mayor de edad puede tener su vida privada de la forma que crea conveniente siempre y cuando con ello no perjudique a nadie mas, pero la verdad no me veía envuelta en cueros negros ajustados, ni ordenando o castigando a nadie).

Pensé que se trataba de una persona inquieta con ganas de experimentar cosas nuevas, con personas nuevas, yo hasta el momento ni me lo había planteado siquiera. Y empezamos el maldito juego del intercambio de msm. Jugando, jugando día si, cuatro no, fueron pasando los meses de frio y entrabamos en primavera y ya se sabe… la primavera la sangre altera, las mariposas revolotean las amapolas aparecen, los sentidos mudan la piel y el olfato se agudiza para la caza.

Su seguridad y con títulos reconocidos en el arte tántrico ( que peligro!),me
producía un cierto morbo… como que se fijara en mi, cuando evidentemente podría tener otras opciones aparentemente más apetecibles, pero ya se sabe, contra gustos…y a mi me gustaba su picardía sus ganas de conquistar un objetivo algo difícil, convertir su ingenio virtual en algo real le hacia insistir hasta que lo lograra ( un tanto cabezón el muchacho ).
Por otra parte mi soledad, producida también por mi ingenio virtual, se veía recompensada con calor real, de forma espontánea e irresistible. Todo un caramelito prohibido ( para mi exceso pronosticado de azúcar).

Como en los cuentos y las novelas , reproducimos un encuentro y un acercamiento mutuo, un no tienes narices y un, como dices que?
. Cuando la fantasía se hizo real, aunque sin cueros ajustados ni nada parecido, todo muy poco perverso y muy normal, poco habitual eso si en mi caso, no se oían las campanadas de la iglesia, ni tocaron las trompetas los ángeles expulsados del cielo por pecadores, solo sonó el timbre de la puerta de la calle y el del piso luego, para que nos encontráramos uno frente al otro, unos valientes…con un par de narices. Todo fue demasiado rápido, se rompió el frasco del perfume y el olor a desilusión inundó esa parte del cuento que los dos vivimos virtualmente antes.

Siempre es mejor lo que queremos conseguir con nuestra insatisfacción, que lo que se puede aportar en una situación real acelerada, demasiado acelerada esta vez.
De momento decidimos dar una pausa a esa desatada fluidez de deseos, pero seguimos en contacto con tacto, pero sin el.
Yo entendía su insatisfacción, sus ganas de buscar lo que siempre encontramos a faltar en nuestro entorno y me convertía en kit kat a su antojo y disponibilidad, y para mi era una sorpresa agradable tenerle de nuevo en mi ordenador y en mi mente generando nuevas posibilidades más
creativas y satisfactorias.

Todos tenemos momentos de búsquedas o de inesperados encuentros, sean como sean, espero que mi “amigo” encuentre esto que hoy le hace sentirse tan frágil, eso que cree que existe tal como el lo sueña y que no caiga en aquello: de que “los sueños, sueños son”.
Lo que la imaginación nos regala por falta de efectos especiales reales, solo tenemos que aprovecharla cuando nos llama a la puerta. El mundo es un pañuelo, no solo para secar lágrimas ni llenar de mocos, todos tenemos necesidad de compartir solo tenemos que saber elegir bien o repetirlo todas las veces que hagan falta. Los sobresaltos emocionales son geniales solo tenemos que comprobarlo, dosificarlo y entenderlo como regalito.

Lo que en la primavera te enciende, el verano te lo da, en otoño se recuerda y en el invierno se vuelve a replantear de nuevo.

Es solo un momento, en una larga vida que no sabemos lo larga que puede ser y que la edad hace acelerar las ganas de vivir y experimentar, solo así podremos sentirnos satisfechos de ser como somos, o no?.

Felices vacaciones y les deseo, mejores sueños reales.

6 comentarios:

  1. Muchas gracias Esteban, por publicar mi cuento-metafora, si os acordais en primavera os dije que algún dia os explicaria algo que estaba sucediendo. Despues de leer esto podeis pensar lo que querais, pero recordar que solo si estamos vivos podremos vivir cuentos-metafora para ser reales o tener la posibilidad de imaginarlos. Si tenemos las puertas cerradas no podremos percibir el olor de la primavera.
    karme

    ResponderEliminar
  2. Cuentos como estos son verdades cotidianas Karme, la sendualidad es el motor del alma, esa cosa que nadie sabe exactamente donde se encuentra mueve hilitos dentro de nosotros y conecta con un paraiso aunque sea solo por un tiempo aunque algunas veces sea un fracaso.

    No creo que lo más importante sea llegar, ni que al destaparse ese frasco de esencias este ya seco, lo importante desde mi punto de vista es haber caminado con la ilusión de sentirse motivado.

    Bueno sea como sea, que cada cual como Antón Pirulero se monte su juego y el que no lo entienda pagará una prenda, el aburrimiento.

    Desde el viento.
    Esteban

    ResponderEliminar
  3. Desde las antípodas.

    Gracias Karmen por tu cuento parece muy real, pero claro nunca se sabe en la vida que es cuento y que deja de serlo.

    De todas las maneras cuando lo escribes deja de serlo es como si tomaras apuntes de los sueños.

    Feliz Verano, Kamen ant the friens.

    Martha.

    ResponderEliminar
  4. he crecido oyendo a mi abuela este poema de Campoamor y quiero compartirlo con vosotros, es triste..... pero tiene compatibilidad con el corazón. gracias por leerme

    ResponderEliminar
  5. «Mi carta, que es feliz, pues va a buscaros,
    cuenta os dará de la memoria mía.
    Aquel fantasma soy que, por gustaros,
    juró estar viva a vuestro lado un día.
    »Cuando lleve esta carta a vuestro oído
    el eco de mi amor y mis dolores,
    el cuerpo en que mi espíritu ha vivido
    ya durmiendo estará bajo las flores.
    »Por no dar fin a la ventura mía,
    la escribo larga... casi interminable...
    ¡Mi agonía es la bárbara agonía
    del que quiere evitar lo inevitable!
    »Hundiéndose al morir sobre mi frente
    el palacio ideal de mi quimera,
    de todo mi pasado, solamente
    esta pena que os doy borrar quisiera.
    »Me rebelo a morir, pero es preciso...
    ¡El triste vive y el dichoso muere!...
    ¡Cuando quise morir, dios no lo quiso;
    hoy que quiero vivir, Dios no lo quiere!
    »¡Os amo, sí! Dejadme que habladora
    me repita esta voz tan repetida;
    que las cosas más íntimas ahora
    se escapan de mis labios con mi vida.
    »Hasta furiosa, a mí que ya no existo,
    la idea de los celos me importuna;
    ¡juradme que esos ojos que me han visto
    nunca el rostro verán de otra ninguna!
    »Y si aquella mujer de aquella historia
    vuelve a formar de nuevo vuestro encanto,
    aunque os ame, gemid en mi memoria;
    ¡yo os hubiera también amado tanto!...
    »Mas tal vez allá arriba nos veremos,
    después de esta existencia pasajera,
    cuando los dos, como en le tren, lleguemos
    de vuestra vida a la estación postrera

    ResponderEliminar
  6. Gracias anónimo, por contarlo siempre se aprende de quien bién siente, un besote karme

    ResponderEliminar