Este blog no admite comentarios pero puedes hacermelos llegar a mi correo: esteban.mediterraneo@gmail.com

sábado, 6 de noviembre de 2010

Papa habemus


No se de que pasta esta hecho ese hombre al que llaman santo padre y se permite llegar a España abroncando y llamando a los españoles anticlericales removiendo los tristes recuerdos de los años 30 que era cuando el estaba militando en las SS alemanas enviando a millones de inocentes a los campos de concentración y comparándolos a los tiempos actuales.

Las palabras de este jefe de estado no son de recibo, España no esta en los años 30 ningún sentido si así fuera no vendría haciendo escuchar su desafortunado discurso, blandiendo mi mitra papal y exhumando los muertos, no estamos ahora persiguiendo al clero como en aquellos tiempos, pero si que somos críticos con la iglesia romana y con todos los despropósitos y escándalos que levanta.

No entraré en los hechos de aquellos años porque tengo la suerte de no haberlos conocido, pero si que manifiesto porque es hora de reivindicar la política desde cualquier punto de vista constructivo.

Debería pensar el representante de la iglesia romana, que mi en país se ha ganado el derecho de ser quien quiera serlo anticlerical y por algún motivo será, los escándalos de la iglesia romana sobrepasan ya no la ley de dios que es un señor normalmente muy ocupado, sobrepasan también las leyes que los ciudadanos nos damos.

No conozco a ningún clérigo que este en la cárcel por el delito de pederasta, tampoco a los que hacen de la economía eclesiástica hicieron un lavadero de dinero en la compra venta de armas. Y más aun a cuenta de los presupuestos del estado en la factura, ya se pueden pitar los oídos al Sr. Guerra cuando se vio atrapado supongo por las circunstancias perdiendo la oportunidad de se ser un estado aconfesional firmando el concordato.

No tengo nada contra judíos ni moros ni cristianos cada cual es libre de profesar su fe que yo les envidio a todos, como he dicho, pero me jode ese tío que viene abroncando en lugar de mirarse su santo ombligo, que limite sus opiniones dentro de su circulo que este es un país libre y soberano y piense que si hay gente en mi país que es anticlerical debería preguntarse ese señor si tenemos algún motivo, y que por favor que no me prometa el cielo que aquí se esta muy bien.

Pido perdón a quienes se puedan sentir ofendidos con mi discurso, no va en contra de su fe cualquiera que sea y yo envidio.

Sant Pol de Mar, 6 de noviembre de 2010

Esteban Mediterráneo.