Este blog no admite comentarios pero puedes hacermelos llegar a mi correo: esteban.mediterraneo@gmail.com

miércoles, 24 de febrero de 2010







Así fue como después de haberme acompañado Ángela al registro donde un barbudo San Pedro imprimió en un abrir y cerrar de ojos toda la historia de mi vida fue llevado en presencia del tribunal donde seria juzgado por mis pecados.

La sala como el resto del paraíso nada tenia que ver con lo que pudieras imaginar. Me dijo Garruloman, no es como yo mismo creería un lugar tristemente inmaculado, los juicios se veían al aire libre cerca de un acantilado casi al romper de las olas, presidía el tribunal el Dios Padre en persona, a su diestra estaba su hijo entretenido en enviando un mensaje de texto con su teléfono móvil, habían también fiscales, abogados y peritos judiciales, en eso el tribunal no era muy distinto de los que tu puedas haber conocido pero acojona más.

Empezó el juicio un ponente relato la vida de Garruloman, paso lista a todas sus virtudes primero, fueron expuestas en menos de dos minutos, para que después el fiscal pudiera sobre la mesa un montón de demandas que acusaban a Garruloman. Eso duró horas, Mientras Jesús seguía enviando mensajes de texto y de tanto en tanto se le oía preguntar: Magdalena, Magdalena, ¿ Estas..? Ángela le susurró detrás, que el dios hijo seguía aun enamorado de Magdalena a la que añoraba desde el cielo envidiando el purgatorio donde ella estaba penando sus pecados terrenales, ni ser hijo del jefe había podido ayudarle a tener a su amor junto a el. No hay paraísos perfectos pensó Garruloman enternecido por las palabras de su angel custodio.

Dios estaba ya un poco harto de escuchar tantas tonterías, tenia problemas acuciantes, guerras, desastres, casos realmente lacerantes, estaba cabreado con la mayor parte de los obispos delegados, todos eran mucho mas carrozas que el y seguían juzgando y condenando a los pobres por sus terrenales pasiones, mientras acompañaban bajo palio a los dictadores, a los corruptos políticos, y a los pederastas evangelistas. Estaba ese día muy cabreado Dios, el mundo que había hecho en siete días, se degradaba desde el comienzo de los siglos, todo le empezó a ir mal desde que se enamoro sin amor de una virgen haciéndola concebir por obra y gracia de un espíritu ( santo) envidiaba sin atreverse a decirlo a su hijo que conoció a una mujer amándola bajo el árbol de los frutos prohibidos del bien y del mal, Magdalena.

Estando aun el fiscal pasando lista de los pecados de Garruloman, se puso de pié El gordo barbudo blanco y dijo ¡ Basta, basta..! dijo estoy harto de tonterías todas las faltas de este espíritu mortal se refieren al mismo pecado,.

Dios agacho su celestial testa mirándome por encima de sus gafitas, dijo con voz amable: ¡ Que carbón has sido Garruloman ¡ pero no eres mala persona del todos, tus pecados son pecados amor y ternura, nunca has pecado con soberbia, así que te ofrezco un trato, dejemos ya esta mierda de juicio tengo a miles de personas sufriendo por hambre y sed de justicia, a la conferencia episcopal disfrazada de inquisición apunto de quemar a un Copérnico por mirar al sol y decir en sus poemas que se podía tomar al sol en una mano al nacer sobre el mar.

El trato es que olvides, que dejes para siempre ya de recordar esos pecados de amor, si lo haces podrías vivir para siempre en el paraíso celestial.

Garruloman, miro a Jesús sentado a la diestra de Dios su teléfono móvil sacaba humo y no dejaba de mandar mensajes en el contestador.- Magdalena, Magdalena, estás, estás al tiempo que con la mirada en nuestro amigo parecía decirle :

No aceptes, el amor es algo que puede hacerte arder con mas dolor en el cielo que en el infierno.

Que haría en el cielo, sin memoria, no podría soñar, no recordar seria demasiada penitencia a cambio de un paraíso, dijo: No!!

Dios le condenó al purgatorio, le dijo que podía entenderlo, que el si no fuera Dios hubiera hecho lo mismo, le hablo de un purgatorio lleno de poetas, de amantes, de gente rara que le caía muy bien, pero la leyes aunque sean menos divinas de lo que parece hay que cumplirlas.

i AL PURGATORIO CON EL..i

Casi no le dio tiempo a coger unas rosas que le dio Jesús para Magdalena con el recado de que no podría jamás olvidarla, me felicitó por mi decisión de no querer olvidar a mi morena. Sintió una gran patada en el culo y bajo rodando millones de peldaños hasta un lugar que decía.

Has llegado al Purgatorio..



Continuará.

Sant Pol de Mar 24 de febrero de 2010

Esteban Mediterráneo.