Este blog no admite comentarios pero puedes hacermelos llegar a mi correo: esteban.mediterraneo@gmail.com

domingo, 7 de febrero de 2010

Los seductores, por Ricardo el elemento fuego.


Hola amigos.


En varias ocasiones me habéis pedido que escriba algo el Blog, pues bien...........hoy voy a hacerlo.

Hasta ahora no lo había hecho por dos motivos. El primero porque que no se y el segundo porque no creo a nadie le puede interesar lo que escribo. Quizás utilice lo segundo como excusa para no ver lo primero, como la zorra de la fábula, que no pudiendo alcanzar las uvas decide que no le gustan porque aun no están maduras.

Como hace poco debatíais sobre la seducción, permitirme que yo escriba un poco sobre mi visión de los seductores.

Para mí, el seductor es un depredador, no caza para comer, lo hace por el placer de hacerlo. Disfruta mientras lo hace, contra mas difícil sea la pieza mas placer le proporciona, tanto durante la cacería como al final cuando cuelga la cabeza disecada en el salón de trofeos para poder enseñársela a los amigos, mientras les comenta anécdotas de la persecución y captura. En general lo que cuenta es la cantidad más que la calidad, claro que si son ejemplares conocidas por el resto, tiene mas merito el regocijo es mayor.

Lo que ha cambiado es la técnica, lo cual es lógico, los avances actuales permiten nuevas formas de hacerlo. Antes el seductor cazaba pieza a pieza, lo que no le impedía que mientras perseguía a una, ojeara otras. La escogía y la acosaba de todas las maneras posibles hasta rendir el fuerte. Como los cazadores de caza mayor, esperaba en su puesto hasta verla pasar y cuando la tenía a tiro ya no soltaba la presa. Ahora, como decía antes, la técnica se ha sofisticado, y no disparan con cartuchos de una bala; ahora recargan los cartuchos de palabras, y como los buenos cazadores se los fabrican ellos mismos, las van metiendo una a una, muy escogidas, cada una va a un sitio determinado del corazón y para un tipo determinado de pieza. Cuando lo tiene lleno lo retacan con alguna imagen o con algo de sonido y al final……….PANNNNNNNNN, disparan el la red. Su munición se dispersa y alcanza hasta los sitios más remotos, y en esa red van quedando atrapadas las piezas para después poco a poco ( la caza es un arte solo para pacientes ) terminar de seducirlas una a una.

Amigos, espero que os haya gustado mi visión del seductor, un abrazo.

Ricardo