Este blog no admite comentarios pero puedes hacermelos llegar a mi correo: esteban.mediterraneo@gmail.com

sábado, 6 de febrero de 2010

Los Recuerdos por J. Ramon Elemento Agua


Belen propone hablar de los recuerdos, me parece un tema muy interesante.
Yo una vez leí que el ser humano, afortunadamene, tenía unos mecanismos psicológicos que hacían que tendiera a recordar los episodios mayormente satisfactorios, cubriendo con un cierto velo de olvido aquellos que le habían hecho sufrir. Quizás no se de en todos los casos (todos conocemos gente anclada en alguna desgracia del pasado, incapaz de hacerla evolucionar...)pero a mí si me pasa, que tiendo a recordar lo bonito, y lo que no lo fue pues o no te acuerdas, o lo relativizas ...
Por eso con fercuencia se dice que antes, en el pasado, las cosas iban mejor, que ahora todo es un desatre,... cuando quizás el único desastre, si se le puede llamar así (ese es otro tema...) es que tienes más años, y tu cuerpo ya no procesa la vida con la intensidad de antes,...no se si me explico ... creo que se me entiende¿no?.
Resumiendo diría que conviene quedarse con recuerdos bonitos, y los que no lo son, aparcarlos o relativizarlos; ya sabeis eso del ¡hay que vivir el presente¡ (mira, otro tema...)

Saludos

J.Ramon desde el agua.
06 febrero, 2010
Querido amigo J. Ramón hablando de recordar, y valga la redundancia ( que no se bien que quiere decir..) recordé este poema que escribiera tiempo atrás hablando de recordar, allá va..

Los recuerdos, son avellanas.


Los recuerdos amiga, son frutos secos,
no necesitan tener el néctar de la fruta fresca
se valen de su aroma denso.

Viajan en los bolsillos
y un día al paso del tiempo
la mano aburrida los encuentra
en un recóndito pliegue escondidos.

Una avellana, olvidada,
los dedos
la acarician, la reconocen
y toda la boca se llena de saliva
al recordar el aroma del fruto que acaricias

Y es que,
amiga, cuando los recuerdos
han sido bellos, viajan con nosotros
sin saberlo en los bolsillos
trasformándose en frutos secos.
cuyo aroma al llegar a la boca
sacia el hambre atrasada
de los recuerdos más queridos.

Sant Pol de Mar, Navidad 2006
Esteban Mediterraneo.