Este blog no admite comentarios pero puedes hacermelos llegar a mi correo: esteban.mediterraneo@gmail.com

viernes, 5 de febrero de 2010

Amanecer entre ramas de mimosa


La luna y sus consecuencias pasan rápido hoy apenas será un recuerdo cuando salga a última hora de la noche a mirar el cielo junto a la mimosa, me podré entre las ramas y miles de esas flores me regalarán su aroma en la frescura de la noche, entonces miraré al cielo y buscaré la luna ya chiquita brillando en el cielo y me dejare abducir por los recuerdos.

Como podéis la luna sigue ejerciendo su magia aunque no esté, pero hoy os regalo el amanecer a través de las mimosa en un contraluz que parece encender el árbol, meda que además de ser lunático soy también un adorador del Sol, seguramente entre mis ancestros hay algún brujo trapalleiro que al alba rezaba al Sol antes de iniciar su día buscando en el bosque hierbas medicinales para hacer toda clase de remedios para el cuerpo y el alma.

El Sol eterno enamorado de la luna, sigue sus pasos lo veo muchísimos días emerger del fondo del mar al alba después de haber buscado a la luna en el fondo del mar donde caen las estrellas, emerge sobre la línea de horizonte en el este buscándola, mientras la luna sin saberlo camina al oeste hasta desvanecerse en la luz.

Alguna vez cuando era algo menos perezoso iba a ver amanecer en los acantilados de la Calita de las Rosas, es un lugar precioso y más aun en verano cuando al amanecer en pueden verse algunos días a los enamorados extasiados mirando abrazados como amanece, o entre las olas con el agua casi cubriéndolos mirando el milagro de amanecer, es algo realmente bello muy típico de este lugar.

Pero me estoy enrollando y lo que iba a enseñaros, es el amanecer a contraluz entre las flores de la mimosa.


Feliz día amigos y gracias por compartirlo.

Esteban Mediterráneo.