Este blog no admite comentarios pero puedes hacermelos llegar a mi correo: esteban.mediterraneo@gmail.com

miércoles, 8 de julio de 2009

Confusión






Una imagen puede llevar a otra hasta producirte confusión, bien los saben los expertos en marketing que proponen en sus composiciones imágenes sugerentes y ambiguas que no pretenden otra cosa mas que provocar confusión casi siempre usando la sensualidad y el erotismo.

Es lo que me ha pasado hoy con la imagen de la magnolia, si no era ya suficiente con su secreto aroma que es un clamor que despierta no se que recuerdos cuando te acercas a sus flores al anochecer, hoy su forma y la textura de sus pétalos me distrae de la realidad abriendo las puertas de la sensualidad.

¿ Es una flor ¿ tal vez si, depende de si la miras o la ves, depende de si te dejas llevar por la sensualidad que emana en la que su fragancia, su tacto puede conducirte desde la sensualidad al erotismo y verla y contemplarla detenidamente es ya una aventura.

No es la primera vez que me sucede algo así, me sucedió también recuerdo hace años con una rosa que guardaba gotas de lluvia al amanecer, quizás sea algo de locura, bendita locura es el poder ver en la naturaleza de las cosas detalles bellos, sutilmente sensuales capaces de despertar la curiosidad y el recuerdo de otras formas que evocan provocando sentimientos tan felices.

El simbolismo que se esconde o emana de todas las cosas y su percepción no tiene por que conducirnos al mismo sentimiento, ni al mismo objeto, bien lo saben las personas aficionadas a descubrir en las nubes figuras, o las que sienten con la música como se les eriza la piel, o pueden quedarse extasiados viendo amanecer y sin saber porque notan un nudo en la garganta o se emocionan al punto de dejar fluir una lagrimita.

Si me preguntas por que suceden estas cosas no sabría que responderte tal vez sea porque somos parte de todas esas cosas de esos sentimientos y nos afectan en el lugar secreto esa cajita donde guardamos las formas y los aromas secretos.

Desde esta noche, en Sant Pol de Mar

Esteban Mediterráneo.