Este blog no admite comentarios pero puedes hacermelos llegar a mi correo: esteban.mediterraneo@gmail.com

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Que llueva, que llueva


Sigue sin llover, los sabios bombardean el cielo a cañonazos con efluvios mágicos haciéndoles cosquillas a las nubes las deshagan en lluvia, los periódicos hacen uso se sus estadísticas dando a conocer en números abstractos la carencia de lluvia, mientras se discute la conveniencia de sacar a la virgen en procesión.

Pero eso en otros sitios, aquí en San Pol de Mar somos mas humildes y mas allá de mirar al cielo esperando verlo sembrado de nubes con la esperanza de que llueva nada más podemos hacer a parte de rezar a la virgen de las lagrimas dulces quienes sepan hacerlo, un servidor que es algo soñador les hago a las nubes autostop para que se detengan aunque solo sea en mis cuadros.

Sueño en dar la vuelta al cielo y que las nubes cubran el suelo empapándolo todo, sueño que truena y que os relámpagos despiertan. Hoy miraba la pared de mi habitación donde colgué uno de mis últimos cuadros. En el que pinte un cielo de nubes de esas que son como las que se compran en las ferias los niños, nubes de algodón, grandes redondas y dulces. El día que pinte el cuadro el cielo estaba azul, no había ninguna nube pero yo me permite pintarlas porque me hacia falta un cielo lleno de nubes dulces de algodón, las pinté añadiéndoles promesas de lluvia, sombras de tormenta porque me hacia falta que lloviera, pensé ¿ si Leonardo usó como modelo las manos de un asesino para esculpir a David, porque no puedo yo pintar nubes donde hacen falta..?

Ahora desde hace días al alba, dejo que pase esa luz encarnada entre las lamas de la persiana y veo poco a poco como se ilumina mi obra y las nubes pintadas parecen reales promesas de agua, me recreo mirándolas y pienso que cuando abra la ventana el cielo será así sembrado de nubes blancas que anuncien una tregua en la sequía que esta haciendo otoñar los árboles por adelantado.

Te invito esta mañana a que compartas la imagen y si sabes cantar la canción que cantábamos de niños, cántala y si no canta cualquier cosa muy mal cantada, veremos si con eso llueve poniendo cada uno su gotita de agua.

Que llueva, que llueva
La virgen de la cueva
los pajaritos…..

Sant Pol de Mar, 9 de septiembre de 2009
Esteban Mediterráneo.