Este blog no admite comentarios pero puedes hacermelos llegar a mi correo: esteban.mediterraneo@gmail.com

lunes, 7 de septiembre de 2009

Eva mirando el mar..


Si le hubiera podido preguntar su nombre tal vez me hubiera dicho que se llamaba Eva pero ya no es el caso.

La había visto un par de veces este verano en la playa tumbada en la arena era una sirena, siempre se ponía a nuestro lado para ser exacto a mi izquierda algo más abajo, su piel mas bien blanca para estas alturas del verano sobre la arena morena de la playa y una generosa cabellera hasta media espalda, sus senos idénticos a los de las esculturas griegas de hace 3000 años.

Tal vez mi presunta Eva fuera descendiente de las sirenas de Siracusa, sigo con tu permiso: Yo la miraba como se mira un paisaje, me gustaba su melena roja tan roja como ma madera de caoba pero mucho mas brillante sus moviéndoos cuando tras salir entre las olas se alisaba el cabello, después se tumbaba a mi izquierda como te he dicho antes, mirándola de espaldas sobre la arena pegada su cara en la toalla parecía escuchar algo que los dioses del mar le susurraban en su oído ¿ Que dirían los dioses del mar a una mujer tan bella..?

Al cabo de un rato se giraba, era imposible de no mirar tan hermosa naturaleza, la primera vez que sucumbí al encanto me impacto el color del vello de su pubis era rojo casi como una cereza, o mejor dicho aún como ese color que tienen las nubes al amanecer cerca del sol, era encarnado, toda ella tan bella un paisaje dentro del paisaje.

Pasaron un par de días antes de volverla a ver, llego con su bolsa de playa extendió su toalla en la arena y se desnudo, yo no la mire me daba algo de vergüenza, además voy con mi esposa y no quiero que se ofenda, pero si la vi vestirse el segundo día y no podría explicarte como lo hizo pues estaba yo mirándola por el rabillo del ojo absorto en su belleza.

Hoy la volví a ver, pase junto a ella sin que me viera, estaba dentro de su coche inmóvil con la cabeza ladeada a la izquierda, yo iba despacio unos doscientos metros antes la policía señalizaba la emergencia, después un coche de bomberos, dos coches destrozados una ambulancia justo en la salida de San Pol de Mar, otro coche accidentado, en el viajaba ella, la vi. como en la playa de reojo , pero esta vez a mi derecha, no estaba desnuda ni brillaba sobre la arena su piel blanca, estaba muerta.

Una lagrima caliente de verano resbalo por mi mejilla ardía mi corazón de pena. Tal vez esa preciosa criatura se llamara Eva, tal vez cuando vuelva mañana a la playa ya sea una sirena, ya nunca mas alegrará la arena la supuesta Eva.



PD:
Esta mañana ha se ha producido otro accidente de trafico, son siete en total los muertos este último mes ( Seis lo fueron en el autocar ), el lugar el mismo la salida de la autopista C 32 en Sant Pol de Mar, dicen que es la salida mas peligrosa de todo el trazado muy forzada tras el viaducto, hoy ha muerto esa muchacha, mañana puede ser cualquiera, ves con cuidado.

Sant Pol de Mar, 7 de Septiembre 2009
Esteban Mediterráneo.

http://estebanmeditrraneo.blogspot.com/

3 comentarios:

  1. No se si el relato es real, o una ficción literaria; en cualquier caso tiene un punto de estremecedor. Impacta ...

    J.Ramon

    ResponderEliminar
  2. Dios mio! me has dejado fría,iba deleitándome con tu escrito,imaginaba como quien lee un episodio novelesco y ávida de tu relato seguia el curso de las líneas intentando ver,y de hecho ,veía a tu sirena Eva.
    ¿Es verdad lo sucedido?,¿ ha muerto?quisiera pensar que esto no ha sucedido que todo es producto de tu invención novelesca y que mañana cuando vuelvas a la playa la veas brillar de nuevo en la arena,necesito tu confirmacion de veras! y si es real lo sucedido,quiero que sepas que mi alma lloró con el impacto primero de la noticia.
    Comprendo tu llanto silencioso,que seguramente paro el latir de tu corazon al verla en ese estado,¡no puede ser!

    Júlia

    ResponderEliminar
  3. Miraba su fotografia, y leia tu relato...
    Pensaba en sirenas, hadas, el color de su cabello, y tu simbologia, por la belleza.
    Pero, Dios mio, mi corazón se rasgo....
    la vida no la tenemos en la mano, cuantos sueños Esteban, estoy emocionada. Un beso
    Mila.

    ResponderEliminar