Este blog no admite comentarios pero puedes hacermelos llegar a mi correo: esteban.mediterraneo@gmail.com

martes, 8 de septiembre de 2009

Los celos



Los celos no son amor
“El amor es una palabra maltratada y pisoteada por la sociedad” (Jiddu Krishnamurti)
“Sin ti no soy nada”. “Lo mejor de mí eres tú”. “Necesito saber que me deseas”. “No puedo pasar un día sin saber de ti”. “Por ti sería capaz de matar”. Estas frases, por muy románticas que puedan sonar, suelen pronunciarse en el seno de una pareja envenenada por el apego.
Al creer que nuestra felicidad depende de la persona que queremos, destruimos cualquier posibilidad de amarla. Bajo el embrujo de esta falsa creencia, nace en nuestro interior la obsesión de garantizar que esté siempre a nuestro lado. Y el miedo a perderla nos lleva a tomar actitudes defensivas. Es entonces cuando aparecen los celos. Etimológicamente, esta palabra proviene del griego zelos, que significa “recelo que se siente de que algo nos sea arrebatado”. Revelan que vemos a nuestra pareja como algo que nos pertenece.
Intentamos cambiarla y ponerle límites. Y así el conflicto está garantizado, manchando nuestra relación de tensiones. Curiosamente, el mismo apego que nos ha separado, a veces nos mantiene enganchados por temor a quedarnos solos, a lo que digan los demás.

Autor de este fragmento: Borja Vilaseca

Escribí no hace mucho este poema dedicado a esa amarga sensación los celos y esta de acuerdo con lo escrito por Borja Vilaseca en el Pais dominical de hoy en su articulo Liberarse de la Dependencia hacia el otro.
Lo puedes leer completo en este enlace.
http://www.elpais.com/articulo/portada/Liberarse/dependencia/elpepusoceps/20090906elpepspor_5/Tes?print=1



Los Celos.


Nada es transparente ni inequívoco
en la mente atormentada de los celos
todo es sinuoso y escurridizo
el reo condenado sin testigo

Una gota se transforma en una lluvia
una lluvia ahoga en un instante
buscando en las tinieblas de la noche
una estrella donde asirse y salvarse

La melancolía es el pan que se comparte
la tristeza agua el vino dulce del amor
la caricia se detiene humillada,
y la muerte parece que complace.

No es que no se quiera ni se ame
no es que no se muera por amarse
es que la vida se muere asesinada
en la mente atormentada del amante.


Sant Pol de Mar, 16 de Diciembre 2006

Esteban Mediterráneo.