Este blog no admite comentarios pero puedes hacermelos llegar a mi correo: esteban.mediterraneo@gmail.com

sábado, 13 de junio de 2009

Una Botella al Mar




El no era un mago habitual no tenia, ni palomas ni conejos ni tan solo una chistera, tampoco tenia un viejo frac de mangas anchas, todo su poder eran sus manos curtidas por el sol mediterráneo, sus manos o tal vez su vocación de iluminar los ojos y las caras de los pequeños de sonrisa. Era un mago humilde no sabia ni tan solo hacer trucos sencillos como sacarse de la manga citas de colores, adivinar las cartas y cosas así sencillas.

Sin embargo su sueño no era cortar en dos a una princesa para después recomponerla, ni hacerla desaparecer metiéndola en un armario, su magia ¿ Como te diría yo..? era la magia del abuelo, consistía en saber sacar algo de la oreja, eran también capaz de hacer que las gallinas dejaran de poner absurdos huevos de oro y los pusieran de chocolate, siempre hacia ese truco siempre.

El mago, le llamo así por darle un nombre era el rey del bosque, convencía a los gnomos para que dejaran siempre presentes es lugares mágicos que el conocía muy bien, allí ocultos por la pinaza el sabia tan solo guiándose por su olfato donde se encontraban los regalos. Por supuesto si sabia sacar golosinas y monedas de las orejas y convertir una vieja carretilla en una carroza mágica, claro ..en esas cosas si era un mago.

El mago sabia también esconder en el cuerpo desnudo de una voluntaria, que se prestara al juego de la magia, una mora, una gragea de chocolate ¡ Válgame Dios ¡ eso si era magia, magia pura sin trampa y sin cartón, magia a flor de piel, magia blanca, magia a granel.



Una botella al mar

Si fuera un mago misterioso,
de dedos suaves curtidos
por los roces de chisteras.

Iría hasta la playa esta mañana
buscando entre las rocas caracolas,
hallaría perdidos en la arena
los besos extraviados por amantes.

Con ellos, llenaría una botella
pondría, caracolas, besos, 30 perlas y una estrella
adjuntaría el plano del tesoro de una isla
donde el amor es la ley.


Dejaría a la rosa de los vientos, el encargo
de llevarle navegando mi tesoro
mecida en las olas la botella
que este mago enamorado de tu magia
con sus dedos curtidos de chistera
deja en la orilla esta mañana.

Un día cualquiera estando ella en una playa
un roce cristalino la alcanzara
y abriendo con sus manos la botella,
la magia de este mago te alcanzara.

Sant Pol de Mar, 28 de Mayo 2006
Esteban Mediterráneo

Observaciones al caso, cuando los niños son pequeños no buscan en el mago la emoción la buscan el los colores y en las cosas que aparecen, cuando son algo mas mayores se dejan engañar, les encanta la emoción de dejarnos hacer truquitos de magia, son muy generosos.
Pasado el tiempo solo quieren descubrir el truco dejar constancia de su sabiduría, eso es cuando los niños dejan de ser niños y se convierten en imbéciles a nuestra imagen y semejanza. después en su adolescencia vuelven a creer en la magia les da igual el truco buscan la esencia la magia, y así pasa el tiempo hasta que la magia deja de interesar….Aparentemente se ha olvidado.

Pasa el tiempo y un día cualquiera entando en una playa un roce cristalino te alcanza dejando en tus manos la botella que un mago dejara en una orilla y de nuevo retornas a la adolescencia.

Sant Pol de Mar, primero de Mayo 2009
Esteban Mediterraneo.