Este blog no admite comentarios pero puedes hacermelos llegar a mi correo: esteban.mediterraneo@gmail.com

martes, 23 de junio de 2009

Sant Joan 2009




En días así como los de hoy que pudieran parecerte días cualquiera andan las hormigas alborotadas preparando las bodas de sus reinas, como cada año sucede, desde que era un niño lo observaba sin poder evitar poner petardos esta noche de san Juan en los hormigueros.

Hoy que he crecido y no llevo petardos por los bolsillos sigo observando la magia de un día como hoy que conduce a la noche del hechizo.

En esta noche embrujada donde el fuego quema todo lo viejo y lo renueva, dicen que las xanas, las mujeres agua y las meigas bailan desnudas en las praderas y escogen una a una las hierbas para elaborar sus filtros amorosos, conjuran a los espíritus de la noche quemando orujo, cabrean a los trasgus y mueven a las estrellas. Las muchachas se bañan usando para suavizar su piel con el musgo del bosque.

Mientras los niños pasan por calles gritando desde la acera, “ ¡Done-me un tros de llenya per. cremar! , (darme un trozo de leña para quemarlo) allá van las sillas viejas, las camas donde la gente murió en ellas, los baúles de recuerdos caducados y las cartas a las que se les están cayendo las letras de los poema, todo va a la hoguera de las manos de los niños que son la renovación de la tierra.

Anochece, las viejas y los viejos sacan sus sillas a las calles para ver pasar la juventud, ellas van tan hermosas tan puestas, ellos tan cogidos de sus cinturas con sus camisas bancas, un cesto del que sobresalen unas rosas, dentro: la coca para la verbena y una botella de cava, aquí van a la playa, en otros sitios al prado, los sueltos a bailar, ellos llevan una bolsa llena de cohetes para subir al cielo con los ojos bien abiertos.

Como sabéis cada año he escrito aquí la composición alquimia de la queimada, he copiado además el texto del conxuro de la queimada en gallego que es como debe hacerse según dicen las meigas. Me invente además esa historia de escribir en un papel por una cara las cosas que deseábamos que salieran de nuestras vidas y por la otra las que deseábamos que aparecieran, después con la voz de la campana a las 12 hay que quemar el papel aventando su ceniza o tirándolo a una hoguera.

Hacer todas esas cosas, o por lo menos imaginarlas, que es noche mágica esta y quien sabe a donde nos puede transportar la magia.

El año pasado fue así…

Las sombras se alargan hasta el infinito estos días proyectando los árboles y la luz rasante entra entre ellos vistiendo de luces insospechadas las hojas vencidas de las encinas y los pinos, se descubren hongos multicolores asomando entre lecho tibio del humus fermentado. No es de extrañar que en este escenario aparezcan las meigas que haberlas ahílas buscando raíces y frutos del bosque con los que después elaborar sus remedios.

La noche mágica del solsticio de verano, hogueras donde arden y se aventan las cenizas de sueños inalcanzados, muebles viejos donde la gente comió, hizo el amor y murió, arderán abriendo un fulgor de claridad la noche mágica.

Rituales de purificación cosechas madurar de frutas es la noche de Sant Juan, saca tus muebles viejos ofréceselos al fuego, recoge tu cosecha de trigo o de emoción que más da, sal al bosque a buscar el trébol de cuatro hojas, baila en el prado.

Como siempre a las doce yo haré mi ritual. Escribiré en un papel las cosas que me incomodan y al filo de la media noche lo haré arder viendo como con el humo se alejan los malos rollos, y después la famosa queimada de la cual te paso la receta y el texto del conxuro . Te recomiendo que sigas las instruccione, esto es cosa de meigas y a sabes que haberlas ahílas, suerte y feliz noche.







Ingredientes: Aguardiente, azúcar blanco fino, cortezas de limón y algunos granos de café Preparación: En un recipiente de barro cocido de vierte el aguardiente y el azúcar, en la proporción de 120 gramos por cada litro de líquido. Se añaden mondaduras de limón y los granos de café. Se remueve y se le planta fuego, con un cazo en el que previamente habremos colocado un poco de azúcar con aguardiente. Muy despacio, se acerca al recipiente hasta que el fuego pase de uno a otro. Se remueve hasta que el azúcar se consuma. En el mismo cazo se echa un poco de azúcar, esta vez seco, y colocándolo sobre la queimada se mueve hasta convertirlo en almíbar, que se vierte sobre las llamas y, removiéndolo, esperamos a que las llamas tengan un color azulado.


Mouchos, coruxas, sapos e bruxas. Demos, trasnos e dianhos, espritos das nevoadas veigas. Corvos, pintigas e meigas, feitizos das mencinheiras. Pobres canhotas furadas, fogar dos vermes e alimanhas. Lume das Santas Companhas, mal de ollo, negros meigallos, cheiro dos mortos, tronos e raios. Oubeo do can, pregon da morte, foucinho do satiro e pe do coello. Pecadora lingua da mala muller casada cun home vello. Averno de Satan e Belcebu, lume dos cadavres ardentes, corpos mutilados dos indecentes, peidos dos infernales cus, muxido da mar embravescida. Barriga inutil da muller solteira, falar dos gatos que andan a xaneira, guedella porra da cabra mal parida. Con este fol levantarei as chamas deste lume que asemella ao do inferno, e fuxiran as bruxas acabalo das sas escobas, indose bañar na praia das areas gordas. ¡Oide, oide! os ruxidos que dan as que non poden deixar de queimarse no agoardente, quedando asi purificadas. E cando este brebaxe baixe polas nosas gorxas, quedaremos libres dos males da nosa ialma e de todo embruxamento. Forzas do ar, terra, mar e lume, a vos fago esta chamada: si e verdade que tendes mais poder que a humana xente, eiqui e agora, facede cos espritos dos amigos que estan fora, participen con nos desta queimada.


Búhos, lechuzas, sapos y brujas. Demonios maléficos y diablos, espíritus de las nevadas vegas. Cuervos, salamandras y meigas, hechizos de las curanderas. Podridas cañas agujereadas, hogar de gusanos y de alimañas. Fuego de las almas en pena, mal de ojo, negros hechizos, olor de los muertos, truenos y rayos. Ladrido del perro, anuncio de la muerte; hocico del sátiro y pie del conejo. Pecadora lengua de la mala mujer casada con un hombre viejo. Infierno de Satán y Belcebú, fuego de los cadáveres en llamas, cuerpos mutilados de los indecentes, pedos de los infernales culos, mugido de la mar embravecida. Vientre inútil de la mujer soltera, maullar de los gatos en celo, pelo malo y sucio de la cabra mal parida. Con este cazo levantaré las llamas de este fuego que se asemeja al del infierno, y huirán las brujas a caballo de sus escobas, yéndose a bañar a la playa de las arenas gordas. ¡Oíd, oíd! los rugidos que dan las que no pueden dejar de quemarse en el aguardiente quedando así purificadas. Y cuando este brebaje baje por nuestras gargantas, quedaremos libres de los males de nuestra alma y de todo embrujamiento. Fuerzas del aire, tierra, mar y fuego, a vosotros hago esta llamada: si es verdad que tenéis más poder que la humana gente, aquí y ahora, haced que los espíritus de los amigos que están fuera, participen con nosotros de esta queimada.



Sant Pol de Mar, Junio 2009 Sant Joan

Esteban Mediterráneo.