Este blog no admite comentarios pero puedes hacermelos llegar a mi correo: esteban.mediterraneo@gmail.com

viernes, 22 de julio de 2011

Todos estamos indignados









Buenos días me he levantando hoy una hora antes podría haberme levantado a las 7 pero escuche iban a ser cortados los principales accesos a Barcelona por el movimiento de los indignados, tuvimos que madrugar más.






Esta vez estaban indignados por la aprobación de unos presupuestos que ellos consideran restrictivos con la políticas sociales de educación y sanidad. Yo me sentí algo indignado también al haber perdido una hora de mi sueño y estresado por la incertidumbre de no poder llegar tiempo.

Ya me había indignado también al escuchar las noticias del gran éxito de una redada efectuada por la policía contra la delincuencia cajera, descuideros, rateros fueron detenidos en mas de un centenar en una ejemplar acción de las fuerzas del orden. El resultado fue que solo una de las personas detenidas paso ante el juez por trapichear también con droga quedando después en libertad. Me pregunto que coste habrá tenido la exhibición de autoridad y me pregunto también para que mantener unos cuerpos de policía tan números si no valen para nada, eso me indigna.

A otros les indignan otras cosas, como que por ejemplo sea de dominio publico que uno de cada 4 parados que cobran subsidios estén en realidad trabajando siendo soportados por todos los que trabajan.

A los jóvenes que trabajan les indignan sus bajos sueldos y también les indigna que otros jóvenes se queden en la cama mientras que ellos cubren con su esfuerzo mal pagado sus prestaciones sociales.

Y asi unos por unas cosas otros por otras de alguna forma estamos todos indignados, la indignación es un cabreo latente que crece en el caldo de cultivo de la gran crisis que se esta atravesando, los politos azules se indignan de los programas de los políticos rojos da igual que en casi todas las cosas estén de acuerdo, no se trata de pulir las diferencias sino ejercer la oposición sistemática y aburrida que termina también indignado a los ciudadanos.

Y en medio de tanto cabreo y desilusión hay que mirarse bien adentro para poder encontrar en la belleza de las pequeñas cosas algo que nos ilusione. No se trata de ejercer el buenismo negando la realidad no se puede negar lo jodidas que están las cosas y la falta de ilusión que nos provocan estos políticos torpes de corazón y de entendimiento, pero si alguien no amalgama el color del cielo al amanecer, la sonrisa de un niño, el aroma de la rosa en mundo que nos rodea será además de entupido soso y aburrido.

Sant Pol de Mar 22 de julio de 2011

Esteban Mediterraneo.