Este blog no admite comentarios pero puedes hacermelos llegar a mi correo: esteban.mediterraneo@gmail.com

viernes, 15 de julio de 2011

La niña de la luna y la cometa.



¿Se podria subir a la luna en la cometa? , parece que se pregunta la niña que juega en la playa con su cometa desafiando a volar a la luna .

5 comentarios:

  1. Buenos dias salgo hoy de vacaciones y es un buen augurio la foto que envias Esteban, no se como te las apañas para sorprenderme una vez tras otra con las cosas que nos regalas en tu blog. El caso es que tu ves donde los demás solo miramos y debe de ser por eso tienes el don de saber mirar.

    Os agradezco a todos los buenos ratitos que me haceis pasar aqui con vosotros aunque sea parca en escribiros doy las gracias.

    Auri
    Hasta luego ! Vacaciones...!!

    ResponderEliminar
  2. Los ojos de Drago inspiran ternura y la flor da ganas de beberla. Una vez más has sido capaz de captar y hacernos reflexionar sobre situaciones cotidianas pero bellas que merecen la pena saborear y que generalmente nos pasan por alto al resto de los mortales. Gracias Esteban. Hasta pronto

    Paquita.

    ResponderEliminar
  3. Karme dice,hola amig@s:
    Hoy al hacer el repaso a los temas del blog y leer los comentarios vuestr@s, he sonreido de nuevo, y aunque el tema de San Juan es provocador...ya no toca.
    Pero el de la niña con la cometa me hizo touché.
    Yo he tenido por muchas y diferentes causas la curiosidad de asomarme al gran circulo, grande y brillante del cielo, esa ventana mágica en la cual podemos encontrar deseos o duendes escondidos. La luna de la fotografia se encuentra muy lejos, pero ayer por la noche cuando volvia a casa, estaba preciosa, insultantemente provocadora y brillante, parecia que subiendome solo encima del coche pudiera alcanzarla y curiosear en ella.
    Pero no paré, seguí y cuando entré por la avenida que me lleva a casa, los edificios en lugar de facilitarme la subida me lo impedia, el cemento y el ladrillo tienen poco de romantico, es mejor al lado del mar. Hay un lugar de esta costa dorada "Cunit" en el que existe esa posibilidad mágica de acceder. el coche parado en un final de carretera cortada te permite sentirte en el mar, dentro del mar, el horizonte se hace invisible con la oscuridad y parece que puedas simplemente andando llegar a la luna solo cuando está tan llena y brillante como ayer.
    En todos los lugares del mundo hay sitios mágicos ese es solo uno de ellos la imaginación hace el resto.
    Un besote para tod@s, sigo por aqui no es facil desprenderse de esa adicción al blog y a las personas que lo siguen. Karme

    ResponderEliminar
  4. Despues de unos dìas de ausencia, llegar a tu blog es tomar una bocanada de aire puro...
    Leerte es un verdadero placer, tu relato de Drago es genial y los momentos que detallas con tus nietos son invalorables perlas en nuestras vidas.
    Magia, es lo que desprendes...tu sensibilidad a flor de piel transmitiendo toda la ternura para acariciarnos el alma!
    Gracias amigo, por estar!!!!!
    Beso enorme desde este invierno ceniciento...

    ResponderEliminar
  5. Cuando miro la fotografía de la cometa y la niña que la echa al viento,pienso..-nunca llegará a la luna,porque esta atada por unas pequeñas manitas,pero atada al fin y al cabo. Me gusta pensar que con la imaginación se puede ir a la luna,pasear alrededor de ella,tocar las estrellas,pasear por el firmamento. Tocar con las manos esos pequeños luceros que desde la tierra vemos brillar.¿Ir a la luna? ya han ido otros y allí lo mejor es que se flota..y yo flotaria por mi ingrávidez ..Bueno bromas aparte,la fotografía tambien me habla de la libertad que tiene esa cometa para que ,con el impulso del viento sea capaz casi de tocar la luna.
    Una noche de luna llena si tenemos capacidad de soñar ,nos transporta a la luna y a sus misterios poeticos,derrochemos sensibilidad y subamos a la luna cada vez que queramos,y regalemosla,seguro que quien reciba nuestro deseo de ragarsela la tendrá entre sus manos en esos instantes.

    Rosa Ingrávida

    ResponderEliminar