Este blog no admite comentarios pero puedes hacermelos llegar a mi correo: esteban.mediterraneo@gmail.com

domingo, 17 de julio de 2011

La modista cuyos senos hacía palpitar a dos dedos de mi nariz durante la prueba me pinchaba adrede con las agujas como si yo fuera un san Sebastián



Manuel Vicent es el preferido de mis columnistas, su forma y su fondo evocan siempre sensaciones amables ya sea en el recuerdo de otros tiempos o en los anhelos que constituyen siempre una referencia en la espiritualidad necesaria para vivir.
Adorno este bellísimo texto con una imagen que capté días atrás estando en la playa, sabia que iba a pasar. Preparé mi cámara fotográfica cuando vi pelearse a la abuelita con la sombrilla contra viento y marea, sabia que iba a volar, creo que el pequeñín también lo sabia pues ni se inmutó cuando salió volando
Feliz domingo




Esteban Mediterráneo.




Unos pantalones bombachos y una bicicleta, por Manuel Vicent ( El Pais )





De noche la banda de música tocaba pasodobles en la plaza. Cuando llegaba el solo de bombardino el público callaba y en el silencio absoluto desde el fondo de los naranjos se oía el canto del cuclillo con una cadencia medida, como si marcara el compás. En las noches del verano de 1947, el alma de cuantos habitaban el paraíso terrenal era de dos clases: la de los pobres se alimentaba de habas cocidas y altramuces; la de los ricos, de horchata o de leche merengada, mientras la banda de música tocaba España cañí bajo bombillas de 50 vatios y un hambre canina.
En la playa de Moncofa algunas adolescentes se bañaban en camisón, cuya tela blanca se les pegaba al cuerpo al salir del agua
No existe un paraíso sin un árbol prohibido, sin una vigilancia estricta de los placeres, sin la amenaza de expulsión. El auténtico paraíso siempre es el que se ha perdido, como el de Milton, pero en el verano de 1947 el mío se hallaba en aquel pueblo del Mediterráneo. La Vilavella tenía las paredes encaladas, geranios en las ventanas y algún jilguero o un verderol dando vueltas neuróticas en la jaula colgada en la jamba pintada de azulete de alguna casa. En verano el sonsonete de la tabla de multiplicar ya no salía por los ventanales de la escuela; había sido sustituido por los gritos de los niños que jugaban en la plaza, pero seguían sonando las herramientas agrícolas, los rebuznos de asnos que se oían de lejos como las trompetas de Jericó, el yunque del herrero, el flautín del afilador. Las radios echaban a la calle boleros de Machín y de Jorge Sepúlveda en discos dedicados. Al final de la tarde volvían del campo los carros de labranza con perros jadeantes y el aire olía a paja quemada, a calabaza al horno y ese era también su color.
Lo sustancial parecía ser el silencio de la naturaleza, pero dentro de ese silencio estaba también el de la gente que había perdido la guerra y no podía hablar. A medida que salían de la cárcel o del campo de concentración los del bando perdedor formaban corro aparte en el bar Nacional. Eran los que habían sido expulsados del paraíso, los que no iban a la iglesia, los que no se arrodillaban al paso del viático y no se persignaban cuando las campanas indicaban el momento en que en misa estaban alzando a Dios. Al paraíso llegaba todos los días una cuerda de mendigos lisiados a pedir un mendrugo de pan a casa de los ricos. Unos venían apaleados por la existencia desde el fondo de la historia; en cambio, otros exhibían una rebeldía natural, a quienes la derrota no les había quitado el orgullo. Se decía que alguno de ellos pertenecía al maquis de la Pastora, un hermafrodita que dominaba Els Ports de Morella, de otro que era espía de la Fiscalía de Tasas contra el estraperlo o de otro que venía huyendo de un amor contrariado. Recuerdo perfectamente el porte elegante, rostro adusto de uno de ellos, al que mataron un domingo de agosto.
En verano de 1947 se produjo en mi vida un gran suceso. Por primera vez fui al mar en mi bicicleta Orbea, cuando apenas alcanzaba los pedales. Aquel domingo de julio atravesé la carretera de Nules sombreada por un túnel de plátanos en cuyos troncos encalados estaban estampilladas las siluetas de Franco con el yugo y las flechas. En el trayecto de seis kilómetros hasta Moncofa me iba recibiendo el aire con todos los aromas de la naturaleza, en estado puro, el hedor dulzón del estiércol de un plantel de boniatos, el vaho a limón podrido de una acequia de agua dormida, el resplandor caliente de un rastrojo de trigo, las boñigas todavía humeantes que había dejado una caballería en el camino real, el olor húmedo y acre de la paja de arroz. Al llegar a las primeras dunas, un ala de brisa llena de sal se me coló por el cuello sudado de la camisa y me infló la camisa con una sensación agradable de libertad. En la playa de Moncofa algunas adolescentes se bañaban en camisón, cuya tela blanca se les pegaba al cuerpo al salir del agua. Algunos chicos miraban el triángulo oscuro que se les formaba en el pubis y luego entre ellos hablaban en voz baja y se reían. Los labradores refrescaban a sus caballos dentro del mar y otros comían sandías a la sombra de las barcas varadas.
Fue aquel verano en que me rompí el brazo al caer de la bicicleta y en que estrené pantalones bombachos. La modista cuyos senos hacía palpitar a dos dedos de mi nariz durante la prueba me pinchaba adrede con las agujas como si yo fuera un san Sebastián asaetado, porque eso tal vez le excitaba. En la calle había un desfile con tambores y trompetas, una gente enardecida gritaba "Franco sí, comunismo no". Por ese tiempo comenzó a cundir el rumor que en el pueblo de Cuevas de Vinromá la Virgen se aparecía a una niña llamada Raquel y que hacía milagros. Un domingo de aquel verano de 1947, mientras en misa mayor alzaban a Dios, se oyeron tiros en el monte y en la refriega cayó muerto uno de aquellos mendigos que era un maqui, según decían. Fue aquel verano en que el toro Islero también mató a Manolete y yo leí El Corsario Negro, de Salgari.

12 comentarios:

  1. Yo no había nacido en el verano de 1947, pero me suena muy familiar esa descripción que hace Vicent de "aquellas épocas", y reconozco que se me instala una cierta contradicción en mí mismo, por una parte veo aquellos tiempos como de pobreza, represión, aislamiento ... pero a la vez los veo ingenuos, ilusionados,... con unas ganas de vida, de tirar hacia adelante,... que a veces no se detectar ahora.
    Hay quien dice que tendemos a pensar que "cualquier tiempo pasado fue mejor", quizás sea porque éramos mas jóvenes, no se ...¿cómo lo veis?

    J.Ramon - Agua

    ResponderEliminar
  2. ¿ Como es posible que me traslades a mi infancia con tus relatos maravillosos?
    Me traen maravillosos y tiernos recuerdos ,cuando salía a caminar por los campos de mi tierra ...olor a membrillo ,las moras, el grito de los grillos en las siestas, las meriendas de pan con tomate y jamón ...los primeros amores ...el despuntar de mis pechos que yo quería ocultar

    GRACIAS POR ESTOS MOMENTOS QUE ME DAS CON TUS HERMOSISIMOS RELATOS

    La piscina en Aragón tan lejos de casa que tenias que pensártelo dos veces para ir ,lavados en palangana ...por partes ....los cuarteles no tenían agua en todas las casas que bellos recuerdos y que ¡ FELICIDAD POR DIOS...!yo leía Sinhue el Egipcio y mujercitas, que tiempos ..y a escondidas con una linterna los dos tomos de las mil y una noches que aun no tenia permitido leer.
    Cuando me lo permitieron ya no quedaba un libro en casa que yo no hubiese leído ni siquiera una simple y amena novela de Marcial Lafuente Estefania...un disparo en la frente siempre !Que puntería !...y podría seguir y seguir ...................

    Feliz noche amigos.

    Lorudes Garcia

    ResponderEliminar
  3. Yo naci un año más tarde amigo J. Ramón pero creo que en aquella época las cosas iban despacio no eran como ahora y además las cosas eran también mas escasas de forma que se trasladaron a nuestra infancia sin apenas haber sufrido cambios. Como dice Lorudes recuerdo también mis baños en la palangana de zing como mi madre me tiraba el agua con cazos para al final poner en el agua del aclarado algo de vinagre para que el pelo quedara mas suave, ahora cuando lo rememoro parece que tengo ese gustito acido en la boca.

    Los chicos que vivíamos la calle y las noticias venían de nosotros mismos de nuestras “ aventis “ y el ejemplo a seguir era el Capitán Trueno y su preciosa novia, Flas Gordon, los cerezos las moras y el no caer en la tentación, mas líbranos del mal, amen.

    Tiempos chaval y ya somos casi adultos otra vez..

    Lorudes el texto que he publicado no es mío, pero lo suscribo es de Manel Vicent un poeta muy majico maña.

    Desde el viento.
    Esteban Mediterráneo

    ResponderEliminar
  4. Estoy contigo J.Ramon , cualquier tiempo pasado fue mejor....quizá porque también como dices eramos jovenes y llenos de ilusiones , en mi caso muy pobres y encima emigrantes en nuestra propia tierra....porque sin salir de España , solo por cambiar de región , eras andaluza piojosa,¡¡ DIOS!!, como recuerdo a los niños de ese pequeño pueblecito del Pirineo , correr detrás nuestro , tirandonos piedras e insultandonos ....quizá porque ellos tambien les reprimieron con sus costumbres y su lengua , y nos echaban en cierta manera la culpa a nosotros.

    Mi padre , fué a trabajar a los embalses que Franco mandó construir en los Pirineos de Lerida , y mas tarde tuvo que hacerlo en las minas de carbón...la vida de mis padres , era gris y triste , lejos de su querida Andalucia ...como digo ...unos invasores para los nativos de allí , y para nosotros , el desgarro de nuestra raices.

    Pero ...yo recuerdo aquel tiempo , como el mas feliz de mi vida , corría por aquellos prados llena de ilusión y alegría.... de muñeca me fabricaba con una mazorca de maíz la mas linda de ellas , ¡¡claro!! bajo la mirada de una niña de 4 años que comenzaba su andadura por este mundo . Tenia mi amiga ..amiga eh ¡¡ invisible , con la que mantenia laígas charlas , le contaba mis ilusiones , las ganas que tenia de hacerme mayor para tener una linda casa...ya que en aquel tiempo nuestra vivienda era una simple barraca ...eso si ¡¡hecha de ladrillos y encalada...muy encalada , con una cal viva que hacia mi madre en un cubo de hojalata ...creo recordar, pues no existia el acero inoxidable ni el PVC . Mi extasís cuando bajaba con mi madre al riachuelo que pasaba a medio kilometro más o menos de nuestra casa , y la sorpresa y el terror que experimenté un dia que estando lavando mi madre y yo con mi hermanita pequeña jugando , sentí un fuerte rugido , y al mirar rio arriba , vi que bajaba una gran riada , en pocos segundos sentí mi faldita mojada , y como mi madre nos arrastaba a las dos corriendo fuera del alcance de las aguas.

    Tambien , una noche , en que se hundió la mina , el tronar de las sirenas en el pueblo , la gente corriendo de acá para allá , los rumores de que habian habido muertos , y mi madre con un ataque de histeria llorando , pues no teniamos noticias de mi padre y pensaba que era uno de los fallecidos ¡¡ Y cuando apareció en el umbral de la puerta!! toda la cara enegrecida ...solo se le veian los ojos , con el pánico aún reflejado en sus ojos , y una tristeza infinita en su rostro , y el gritar de alegria de mi madre de verlo sano y salvo.

    Los domingos de misa ...iba sola , mis padres nunca han ido a ella , pero , yo , con tan solo 7 años y teniendo de profesoras a las Hermanas del Santisimo , no podia faltar ...y me gustaba...me gustaba , el recogimiento que experimentaba en la iglesia , el olor del incienso ...todo la fastuosidad de ella , y cuando salia , pensaba que ya me podia cojer un coche , pues iria al cielo ya que estaba en paz con Dios ...suerte que entonces no pasaba casi ninguno ,,,jajaja ,el ir después a la biblioteca publica donde podia leer los libros que ya entonces me atraían tanto,...era una niña , dentro de mi pobreza , infinitamente feliz.

    Han pasado ....parece mil años....y mi vida , mucho mas llena de cosas materiales ...para nada es aquella inocente felicidad...veo a mis padres ancianos ...muy ancianos, que ya casi no pueden con sus pobres cuerpos , y recuerdo a aquella hermosa pareja que lucharon con uñas y dientes, para sacar adelante a su familia ...y pienso que la vida en el final de ella es muy cruel.

    ¿ Y sabeís una cosa? en Facebok ,tengo agregado al pueblito de mi infancia ,nos hemos encontrado , después de muchas décadas gentes que vivimos aquellos años, y ponemos viejas fotografias en blanco y negro , y recordamos , nuestro colegio , el panadero de la esquina , el cine del cura ...aún nos queda la nostalgia de un tiempo pasado ..no sé si mejor ..pero para mi ¡¡¡ MUY FELIZ.

    Desde mi cabaña en Tordera ¡¡ Felices sueños amigos!!.

    Loly.

    ResponderEliminar
  5. Hola Esteban, estuvimos hablando el sabado y me diste la dire de tu blog, así que aquí estoy viendo las preciosas fotos que has puesto, y con tu permiso me hice seguidora y te seguiré visitando, un saludo desde el sur.

    ResponderEliminar
  6. Me emociono al leeros.....

    Es cierto que siempre pensamos que cualquier tiempo pasado fue mejor...

    Mi infancia fue hermosa, una gran familia.

    Mis recuerdos alcanzan, como odisea llegar a
    Málaga desde Madrid...nos esperaba, las abuelas
    y tias queridas....nos esperaba el mar...
    la cara de felicidad de mis padre, su Malaga ,
    cientos de historias, de rincones, me llevaba
    a todos los lugares magicos , me inculcaba que hermosa era su ciudad, el perfume a jazmin, quedaba en mi recuerdo latente...las comidas de la abuela
    Aún cuando paseo por las calles, y voy buscando sus rincones, puedo sentir, en mi piel el recuerdo de algo que jamas volvera...
    Hoy....40 años mas tarde , vivo en Malaga.

    Mi padre será feliz...

    No, conoci, hambre,ni pase necesidad en mi infancia. Me enseñarón, que la familia, la unión familiar, era un lema... " felicidad ".
    ´
    Un beso emocionado para todos.

    Mila

    ResponderEliminar
  7. Nostalgia o melancolia.
    Hace tiempo escribi en el blog sobre estos coceptos, y conclui en que siempre es mejor el tiempo presente porque lo antiguo es parte del ahora y lo nuevo lo fabricamos hoy.
    Si soy algo melancolico como la mayoria del jardin, es por que he vivido y rememoro como resolana sobre la piel aquel calor de lo hecho, no soy nostalgico siempre bebi a tope la copa de la vida hasta ver su fondo oscuro , soy apasionado y eso me hace ser presente.
    El gran columnista Manel vicent, es muy nostalgico , y hasta un punto pesimista , eso no quita que considere que se lo paso muy bien de joven , pero hay que pasarselo bien siempre , solo se vive una vez y hay que brillar en todo momemto , palabrita de elemental , y maestro del Chiu.
    Tierra

    ResponderEliminar
  8. ¡¡¡¡Hola desde el paraíso¡¡¡ quiero que disfrutéis mucho del veranito por eso os mando una propuesta para cocinar pescadito rico.
    Entrar en "Pescadería Gema y Nieves" a su vez en "recetas"
    Una manera más de disfrutar, la sopa de pescado del recetario es sabrosa y baratísima.

    Una cosina, por nada del mundo dejéis de escribir..

    La poesía ayuda a vivir.

    un abrazin de la Xana para todos todos y todos

    ResponderEliminar
  9. Querida amiga Loly casi todos nuestros padres fueron emigrantes aquellos tiempos fueron muy duros no existia la clase media de alguna forma ser ricos era simplemente poder comer cada dia tener un techo, cualquier cosa era un acontecimiento y para entonces correr mucho era ir a cien, yo jugaba con la perita que habia sobre la cama de mis padres aoretaba el botón y al hacerlo despegaba en mi imaginación una nave espacial que dejaba tuerta a la luna, robaba manzanas y Teresita era mi novia a la que robando manzanas le miraba las piernas tenía 7 o 8 años no recuerdo bien, eran buenos tiempos pero estos son mejores, no se por que pero no me los cambiaria ni vendiendo mi alma a una diablo ( a no ser que vistiera lencería )
    que todo tiene un precio.

    Loly hay personas que aguantan en la vida de puro milagro y otras que pese a todos los pesares lo son en si mismas, tu eres un milagro de la vida con lo que te han dado y aun sories, no cambies Loly Fashion.
    Te necesitamos.

    Desde el viento.
    Esteban.

    ResponderEliminar
  10. Me ha gustado mucho lo que habeis escrito, cada cual con su estilo, desde sus vivencias,...es curioso como cada cual se posiciona desde ángulos diferentes, muchas veces complementarios,... yo creo que la comunicación interpersonal tiene eso de bueno, el que, si eres receptivo y acogedor, lo del otro te ilumina, te aporta ... me ha gustado mucho lo que habeis escrito, todos,... aunque he de reconocer que el relato de Loly me ha ... (no se como calificarlo)... impactado?, emocionado?,... no se, pero me ha removido ... y me gusta que, a pesar de lo duro del relato, trasluce profunda aceptación de todo ... ¡te felicito¡

    J.Ramon

    ResponderEliminar
  11. Conchi.

    Bien venida a la casita del viento todos los amigos te damos la bienvenida.

    Espero que aqui te sientas como en tu propio blog que por cierto solo he podido ver por encima, tus poesia creo que me van a gustar y las recomendaré a nuestros amigos.

    Deja la impresiones que tu creas aqui somo una comunidad hay buena gente ya nos iras conociendo.

    Gracias
    Desde el viento

    ResponderEliminar
  12. Recuerdos:

    Os leo, y sigo recordando, cada uno de vosotros me aporta algo, emociones, sentimientos.

    Dije que cualquier tiempo pasado fue mejor, pero realmente, no quisiera volver atras...
    creo en el presente, donde los recuerdos emocionados estan guardados en nuestro corazón, y el caminar de la vida, la experiencia son sumas, de sabiduria para poder ofrecer a nuestros hijos un mundo mejor.

    Quizas, alguno de vosotros diga, este mundo es mejor?.....yo creo que si....
    Escucho a mi hija, tienes ilusiones por construir, por vivir, a veces siento que sus ilusiones fueron las mias, yo me reprimi, hacia muchos sueños, me amolde....pensaba mas en la felicidad del que me rodeaba que en la mia propia....existia el amén el pecado...
    el bien el mal....

    Creo que la experiencia de la vida, las limitaciones, me han hecho que construya un imperio mas grande mas fuerte....mi hija disfruta de libertad, de entendimiento, no tiene miedos, y es inmensamente feliz.

    De eso me siento orgullosa..construi para ella.....un mundo mejor...

    Me haceis hablar, sentir y escribir, al final voy a tener que quereros.....sonrio emocionada.

    LoLy..un beso muy grandeeeeeeeeeeeeeeee.

    J.R....abres las puertas de un mundo. tus palabras siempre llegan.

    Esteban, tus manzanas eran brevas en mi vida,
    pero tus palabras llegan, calan en mis pensamientos..

    Tierra, me hiciste pensar en que tiempo fue mejor...y no sé si estoy nostagica o melancolica...te doy permiso para que opines...como se ve mi escrito...si deciros que me encuentro super sensible....

    Para los demas...gracias por compartir, vuestras vidas.

    Un besito para todos.

    Mila

    ResponderEliminar