Este blog no admite comentarios pero puedes hacermelos llegar a mi correo: esteban.mediterraneo@gmail.com

martes, 21 de septiembre de 2010

Diamantes en la ventana




Son 28.000 las veces que alguien en algún lugar de este mundo decidió leer lo que aquí publicamos, quisiera dar las gracias veintiocho mil veces a tantos y a tantos amigos que decidieron asomarse a este blog que hacemos entre todos. Gracias

Pero si tengo algo para mostrar, hoy estaba lloviendo a mares y se me ocurrió acercarme a la “ Calita de las Rosas “ pensando en que si se abría el cielo al amanecer el sol daría un espectáculo maravilloso. No fue así, retraté ese lugar mítico bajo la lluvia y seguí mi camino de repente al ver las luces del trafico me quede maravillado era un universo de brillos reflejados en la calzada, en el cristal, en resumen un espectáculo de color que me dio que pensar, toda esa belleza que nunca vi hasta hoy por primera vez ha estado siempre ahí. Yo iba en mi automóvil y nunca la había visto y sin embargo existía, tomé unas instantáneas del trafico desde el volante ( ya se que no debe de hacerse..) para que quedara patente toda la belleza de ese instante.

Lo estaba haciendo cuando me rebaso una bicicleta, en ella iba un hombre de color pedaleando bajo la intensa lluvia que en ese momento caía, lo retraté también y pensé que las luces y los brillos no son idénticas para todos, los conductores iban estresados por la retención, llegarían tarde a su trabajo, el ciclista nos avanzaba pedaleando en agua mientras yo tomaba nota con mi cámara.

Miraba el espectáculo y me maravillaba contemplando todas luces y brillos que llegaban y es que en la vida siempre tiene que haber alguien que tome nota de las cosas sin importancia para que al ofrecerlas si en algún momento te ves así parado en una retención sin la luz del amanecer, te fijes en los diamantes en la ventana y también ese ciclista que te avanza empapado hasta el alma.

Sant Pol de Mar, 21 de septiembre de 2010
Esteban Mediterráneo.