Este blog no admite comentarios pero puedes hacermelos llegar a mi correo: esteban.mediterraneo@gmail.com

viernes, 11 de diciembre de 2009


VIERNES 11 DE DICIEMBRE DE 2009


Las campanas de Sant Pol de Mar.

La voz mas antigua que conocemos sin advertirlo, es la voz de las campanas, ese sonido ancestral que trasmite la voz a través de generaciones y generaciones, la música alegre que expresa el júbilo del renacimiento, toca al recogimiento, da noticias, llama a arrebato y muerto, es la voz que escucho tu madre y la voz con la que escucharon también tus abuelos y todos nuestros ancestros.

Las campanas son pregonero de la historia, siempre en las guerras fueron presas de saqueo, moneda cambio o alma de cañón, las campanas de Sant Pol de Mar no se libraron de esa suerte, el campanario fue derruido por las tropas francesas cuando mi país dejo de ser una nación. Y así nació la leyenda de nuestro pueblo, al no saber que hora era.

Cuenta la historia que ha divertido a lo largo de los tiempos a los forasteros que pasaban por nuestro pequeño pueblo que las gentes de aquí no sabíamos en que hora vivíamos, pues en un afán de proteger de las inclemencias del tiempo a un viejo reloj de sol que había junto al ayuntamiento desde época romana, se le mando a cubrir con un tejado y claro ante semejante estupidez nos quedamos sin saber la hora que es.

La historia siempre es cruel con los perdedores, se trasforma en mito, y los mitos en los tiempo actuales son objeto de burla aunque solo sea por la ignorancia de profundizar en ellos, Sant Pol de Mar, nunca tubo un reloj de sol a la sombra de un tejado, aunque todo el mundo nos gritase desde la estación al pasar el tren

¡!! SANT POL QUE HORA ES…? a lo que contestábamos : Es la hora de los hijos de puta.

Los tiempos pasan, y ya casi nadie se ríe al pasar por nuestro encantador pueblo con esa provocación. Los vecinos de Sant Pol hemos convertido esa historia del reloj de sol en la embajadora de nuestro pueblo, los relojes de sol con o sin tejadillos son el símbolo de nuestro querido pueblo, contamos la historia a quienes nos visitan y sonreímos con ellos. Conservando nuestras campanas no necesitamos el reloj.

Hoy cuando me acercaba al pueblo, arrastrando para escuchar las hojas que el otoño ha puesto a mis pies, las campanas de la torre de la iglesia llenaron el aire de silencio tocaban a muerto, esa llamada triste la voz que con dos notas musicales despide a la vida, será la que un día doblará para mi y hará sentir la dureza del bronce en los oídos de mis hijos, como hizo sentir a mi las de mis padres antes y antes de ellos a todos los padres de los padres que hubieron, con la misma voz de siempre.

Seguía caminando haciendo volar las hojas a mi paso, escuchando como doblaban las campanas ¡ din….don….! alargando sus notas en el tiempo como hacemos al hablar alargando las vocales los vecinos de Sant Pol de Mar. Mientras las campanas doblaban despidiendo al mueto, el sonido de las hojas bajo mis pies crujiendo y la brisa del mar que ya se notaba palpitar creciendo con el viento de levante anunciaba que la vida continúa.

No quiero despedirme de vosotros sin recordar a quien no lo sepa la verdadera historia del porque los habitantes de Sant Pol de Mar, no sabían en que hora vivían.

El saqueo a sangre y fuego de nuestro pueblo y condena a la perdida de sus derechos civiles (entre ellos a no tener campanario) por las tropas de Felipe V

Para comprender la fiereza de las tropas francesas cuando arrasaron Sant Pol de Mar, habría que remontarse a 1285 cuando El rey Pedro II de Cataluña y Aragón estaba en guerra contra el Felipe III llamado el atrevido de Francia.

El rey de Francia recibió la noticia de que la flota de los almirantes Marquet y Mallol estaba amarrada en el puerto se Sant Pol de Mar (Sant Pol de Mar, era entonces uno de los principales puertos naturales del mediterráneo)

Felipe III alentado por la información envío una flota de 25 naves para atacar sorpresa a la flota catalana amarrada en Sant Pol de Mar, pero conocedor Roger de Lauria de las intenciones de los franceses, hizo abandonar a toda prisa a la flota Sant Pol de Mar, esperando a las naves francesas en alta mar las atacó por sorpresa derrotándolas. La victoria de la Corona de Aragón al mando de Roger de Lauria sobre la escuadra francesa fue la victoria naval más importante de esa época.

Posiblemente en venganza de ese hecho, el día 15 de Febrero de 1714, las tropas del rey francesas Felipe V en su camino para desolar Barcelona, entraron a sangre y fuego sobre Sant Pol de Mar, las tropas francesas se vengaron de su antigua derrota, arrasaron el pueblo, convirtiéndolo en ceniza no quedo piedra sobre piedra de nuestro pueblo, sus habitantes fueron masacrados en Torre Martina donde se refugiaron. Felipe V prohibió que Sant Pol de Mar, fuera reconstruido, y elimino todos los derechos de la villa, así que los supervivientes con las velas de las barcas se refugiaron en las playas, siempre prestos a desmontar sus frágiles hogares y hacerse a la mar ante cualquier amenaza.

Sin las campanas que les que les dieran la hora, mi pueblo reducido a cenizas tardo muchos años en volver a colgar campanas sobre su maltrecho campanario para volver a saber la hora que es, las mismas campanas que esta mañana me recuerdan estos hechos y me hacen sentir las voces de aquellos sin querer ser héroes se convirtieron en historia o mito, que más da.

Puede que toda esta historia no sea del todo cierta. A fin de cuentas las historias de los perdedores se convierten en mitos y son los trovadores y los poetas quienes las trasladan a través de los tiempos que es lo mismo que hacen las campanas con su ancestral voz y ahora me pregunto queridos amigos ( me olvide el reloj ) ¿ Sant Pol que hora es..? son tres cuarts de deu ( lo parece que contestan las campanas de la iglesia ) es la hora de ir a ver como está la mar.

Desde mi querido pueblo, con el son ancestral de las campanas, os deseo un feliz día.

Sant Pol de Mar, 11 de diciembre de 2009
Esteban Mediterráneo.
http://estebanmeditrraneo.blogspot.com/