Este blog no admite comentarios pero puedes hacermelos llegar a mi correo: esteban.mediterraneo@gmail.com

domingo, 27 de noviembre de 2011

El enanito del bosque



Fíjate en la magia de la imagen, un enanito del bosque supervisa el cesto lleno de setas, es muy importante que sepas que en el caso de no disponer de un enanito no cojas en tu cesto ninguna seta que no conozcas bien podría darte un buen dolor de barriga y hasta ocasionarte la muerte. Se también respetuoso con el bosque no levantes el humus ni el musgo allí duermen las esporas que luego serán suculentas setas, no levantes las especiales que no conoces, son alimento para algunos animales y parte de la naturaleza, respeta la limpieza del bosque, no grites innecesariamente. Reposa en los claros debajo de los pinos, respira profundamente. Habla con los genios del bosque escucha sus aventuras, meigas, xanas, enanitos andan sueltos y aunque no los veas no te quitan ojo y sobre todo no te sientas mal si no llenas tu cestito de setas confórmate con vivir un día en medio de la naturaleza, almuerza y disfruta de la naturaleza.


Si te fijas en ese cestito lleno de setas que acabo de cazar en el bosque verás que esta hecho de ramas de olivo, lo hizo mi padre con sus manos para mi es un tesoro y me gusta llevarlo al bosque y llenarlo de setas que el también me enseño a cosechar cuando tenia cuatro o cinco años y la necesidad le obligaba a irlas a buscar a los bosques para luego venderlas y así poder tirar para delante de nosotros.


En aquella época había mucha necesidad, vivíamos realquilados y mi padre tenia dos trabajos además de el de recolectar setas en los bosque, pero no sentí nunca la sensación de ser pobre porque muchas de las cosas que se necesitaban no se compraban se hacían con las manos, así recordar a mi padre buscando setas o cosiendo los zapatos es lo que me hace pensar ahora que en mi infancia fui un niño rico. Te comento esto y seguramente estarás de acuerdo conmigo que en aquella época era mas difícil cambiarse un par de zapatos que ahora comprarse un coche a plazos, no éramos pobres porque aun no se había inventado esta extraña riqueza de tenerlo todo a plazos.

Suerte ve al bosque el dia viene tan precioso como se marcho la noche iluminada por las estrellas, llena tu cesto de bocatas, añade unas cervezas y después de almorzar en un clarito llena tu cestito de setas, si tienes dudas de alguna seta no la cojas, en casi todos los bosque hay meigas o enanitos de guardia esperando ser consultados.

Buena suerte.

Sant Pol de Mar, 27 de noviembre de 2011

Esteban Mediterraneo.