Este blog no admite comentarios pero puedes hacermelos llegar a mi correo: esteban.mediterraneo@gmail.com

sábado, 14 de mayo de 2011

Camino de Santiago. 2011



Poco a poco voy rememorando las cosas que he visto en tierras de León, en esas montañas bravas y los colores amables del bosque que tanto me han emocionado, la primavera despierta en todas partes iluminando los paisajes, podría continuar mi relato tan solo dejándome fluir en las sensaciones de los ríos y de las fuentes, de los senderos que discurren al filo de las barrancadas, lo haré en otra ocasión hoy solo quiero mostrar la imagen digna de una mujer que encontré en un pequeño pueblo en la entrada del Valle del Silencio.

Esos pueblos hemos atravesado de camino a las cumbres y valles y que tantas veces aparecen despojados aunque magníficamente cuidados. Me decía un paisano viejo con la sabiduría de un hombre que ha visto muchas nieves, que antes todo lo que se alcanzaba a mirar eran campos cultivados, habían mucha gente en el pueblo, vacas, caballos corderos, en las calles jugaban los niños y los viejos hablaban de las cosas importantes, después los pueblos se despoblaron la vida era muy dura, la juventud iba a trabajar a las minas o a las capitales, los tejados se hundieron bajo el peso de las losas de piedra, ya nadie tenia animales ni manos había para labrar el campo.

Todo se arruino pero al pasar de los años gente nueva reconstruyo las casas ya no para vivir en ellas todo el año eran casas para el verano o hacer escapadas en invierno, las calles se enlosaron y todo ahora es distinto es otra cosa.

En medio de todo eso encontré sentada a esta mujer, venia con un fardo de hierbas bajo el brazo para alimentar a los conejos, hable con ella y de verdad me dolió dejarla alli se que tenia muchas mas cosas que contarme las llevaba escritas en sus ojos y en la forma profunda de mirar, pero había que seguir, mis compañeros se cabrean hago mil paradas y siempre los retraso no puedo evitarlo.

Acompaño estas palabras con las de mis amigos, los elementos Tierra y Agua, compañeros de viajes el compañero Fuego el cuarto elemento como siempre parco en palabras pero rico en conversaciones cualquier día se anima y nos cuenta sus impresiones.


Estos encuentros de los cuatro elementos, es como pasar una ITV, nos
contrastamos intelectualmente, físicamente y convivencialmente ,
hacemos pues una puesta apunto, o reset, de alto interés.

Sin embargo es algo especular, pues a todos nos ha pasado por encima
un año y eso marca cada vez mas, sin embargo es como las salidas de
colonias de nuestra infancia, las esperamos con ilusión, y nos
transporta a una burbuja espaciotemporal donde nada nos daña y todo es
asumido como una nueva aventura, es bonito.
Este año el grupo aunque mas peleón que de costumbre, se a unido mas
y es mas fuerte, BRILLA.
Se que los otros elementos hacen mucha coña con mis brillos, pero están
ahí.
Tierra



Sant Pol de Mar, 14 de Mayo 2011

Continuará.