Este blog no admite comentarios pero puedes hacermelos llegar a mi correo: esteban.mediterraneo@gmail.com

martes, 8 de marzo de 2011

Los acantilados mágicos de Sant Pol de Mar, alies, rosas de mar,sirenas y nereidas



Pincha con tu raton sobre este acantilado y tirare al agua, se abrirán muchisímas imagenes que ahora no ves.

Alguna vez me invento historias que ocurren en estos acantilados, hablo de que Ulises de regreso a Ítaca fue seducido por las sirenas en los acantilados de de la Calina de las Rosas, fabulo con la realidad y añado después personajes mitológicos, héroes o hechiceras, hablo de pétalos de rosas sobre las olas de trasparencias mágicas, olores que llegan desde el horizonte.

Todas esas cosas que aquí confunden los sentidos existen en la realidad pero sucede que muchas veces pasas debajo de un arco iris sin darte cuenta abstraído en tus preocupaciones sin saber que has entrado en otra dimensión no se trata de vivir entre las nubes, pero un descanso aunque solo sea unos instantes mirando como amanece mientras te diriges a trabajo puede ayudarte como un contrapunto que te recuerde que en medio de tantas cosas amargas hay un universo de sentidos que te espera en color o en aroma.

Al pasar hoy por los acantilados llego el perfume del alelí casi brutalmente si no conociera tan bien todos los rincones de estas piedras pensaría que estoy loco y alucino, pero no es así y lo puedo demostrar en estos acantilados, en sus puntos mas inaccesibles al llegar la primavera se llenan de mensajes a los sentidos, regresa la arena y construye de nuevo las calitas incluida mi preferida entre todas, cesan los temporales de Mitjonr y de Tramontana y el mar se calma mostrando su trasparencia y suspendidas en los riscos las flores del alelí hechizan con su olor el que llega del mar.

Quien podría negar que aquí llego Ulises de camino pata Ítaca, quien se atreve a negar la existencia de sirenas y nereidas tan solo porque nunca las ha visto en las calitas de estos acantilados, quien en un día como hoy cuando aprieta la primavera no dejaría si la hubiera una rosa en la orilla. Tampoco posiblemente quien pasee hoy por la orilla de los acantilados sabrá desde donde le llega ese olor que le hechiza y sin embargo esta muy cerca de su nariz.

Sant Pol de Mar, 8 de marzo de 2011
Esteban Mediterráneo.

Si quieres ver mas imágenes debes de verlas en.