Este blog no admite comentarios pero puedes hacermelos llegar a mi correo: esteban.mediterraneo@gmail.com

lunes, 14 de marzo de 2011

Homenaje a los cerezos del monte Yoshino Japon



Pincha en esta foto con el ratón y se abriran las que van detrás.



Los pétalos de los cerezos.
Monte Yoshino JaPón

Todos los pétalos
son mariposas blancas.

No importa
en que cielo vuelen
adornandolo,
están a salvo
de que la tierra tiemble
y de la furia del mar.

Esteban Mediterraneo


Una de las cosas que mas me ha marcado en el plano emocional es uno de esos reportajes de la naturaleza de Nacional Geofrafics, ese día pasaron unas secuencias en las que desde un mosquito que estaba atravesando la piel de un cristiano la cámara se dirigió desde ese plano hacia centro en el espacio, en un largo zoom adentrándose en él empezaron a verle los astros de nuestro sistema solar, luego en un festival de fuegos de artificio otras galaxias el espectáculo prosiguió hasta miles de millones de años luz, la sensación era como cuando me sumergía hace años en el fondo del mar y contemplaba extasiado toda la belleza y el color de formas.



Después la cámara retrocedía hasta llegar de nuevo al mosquito entraba en la piel aprovechando la antipática trompetilla succionadora y viajaba en otro cosmos a través de nuestra propia naturaleza, de a piel que era como un erial seco a las células y viajando por los torrentes de fluidos legaba al corazón y todos los órganos, seguía adentrándose en las células y de esa forma apareció un universo de colores hasta llegar a un punto donde todo era energía y luz.



Llegado a ese punto vi. que éramos parte de un universo infinito que no entiendo por eso soy agnóstico, pero pese a no entenderlo me ilusiona pensar que formo parte de el , imagine que si el universo fuera esférico el centro del sistema seria vamos a llamarle Dios por decirlo de alguna manera ya que soy agnóstico y entre el punto mas externo del universo y ese dios todo era energía.



Es la misma energía que libera estos días nuestro pequeño planeta acomodándose al espacio que lo expande y lo comprime nosotros somos tan insignificantes que creemos entenderlo creyéndonos capaces de contener un tsunami con murallas de hormigón como se ha visto por la televisión el tsunami en su avance ni tan solo tropezó con la obra de ingeniera lo sobrepaso con creces ahogando a quienes pensaron que se puede amaestrar a la naturaleza.



Desde ese día creo que he sentido las cosas de forma distinta, por una parte me siento pequeño y por la otra enorme, capaz de entender que si alguien se salva de esta historia es el mosquito que rechupeteaba la sangre del cristiano, a él no le afectaba el terremoto y tampoco el Toumani pues esta claro que las alas sirven para volar dejando de lado desde el punto de vista de un mosquito cosas tan nimias como las que nos afectan a los mortales.



Y como las alas sirven para volar también sirve para volar la ilusión capaz de emocionarnos en el curso de esta primavera donde los pétalos del almendro vuelan con la brisa como pequeñas mariposas blancas, después han nevado el suelo y el agua del pequeño estanque . Todo eso ocurre ahora mismo en la piel de nuestro pequeño mundo entre Japón que sigue estremeciéndose de dolor mientras florecen los cerezos y Argelia donde acorralaron al tirano pensando en que dios existe sin recordar el viejo dicho de que dios ayuda a los malos cuando son mas que los buenos y están además mejor armados. Moraleja no te creas que nadie va a venir a salvarte con sus buenas palabras o portaaviones ni acorrales al tirano, la ayuda es siempre una utopia cuando media la economía.



Desde este pequeño remanso de paz.



Sant Pol de Mar, 14 de marzo de 2011

Esteban Mediterráneo.