Este blog no admite comentarios pero puedes hacermelos llegar a mi correo: esteban.mediterraneo@gmail.com

lunes, 14 de marzo de 2011

Homenaje a los cerezos del monte Yoshino Japon



Pincha en esta foto con el ratón y se abriran las que van detrás.



Los pétalos de los cerezos.
Monte Yoshino JaPón

Todos los pétalos
son mariposas blancas.

No importa
en que cielo vuelen
adornandolo,
están a salvo
de que la tierra tiemble
y de la furia del mar.

Esteban Mediterraneo


Una de las cosas que mas me ha marcado en el plano emocional es uno de esos reportajes de la naturaleza de Nacional Geofrafics, ese día pasaron unas secuencias en las que desde un mosquito que estaba atravesando la piel de un cristiano la cámara se dirigió desde ese plano hacia centro en el espacio, en un largo zoom adentrándose en él empezaron a verle los astros de nuestro sistema solar, luego en un festival de fuegos de artificio otras galaxias el espectáculo prosiguió hasta miles de millones de años luz, la sensación era como cuando me sumergía hace años en el fondo del mar y contemplaba extasiado toda la belleza y el color de formas.



Después la cámara retrocedía hasta llegar de nuevo al mosquito entraba en la piel aprovechando la antipática trompetilla succionadora y viajaba en otro cosmos a través de nuestra propia naturaleza, de a piel que era como un erial seco a las células y viajando por los torrentes de fluidos legaba al corazón y todos los órganos, seguía adentrándose en las células y de esa forma apareció un universo de colores hasta llegar a un punto donde todo era energía y luz.



Llegado a ese punto vi. que éramos parte de un universo infinito que no entiendo por eso soy agnóstico, pero pese a no entenderlo me ilusiona pensar que formo parte de el , imagine que si el universo fuera esférico el centro del sistema seria vamos a llamarle Dios por decirlo de alguna manera ya que soy agnóstico y entre el punto mas externo del universo y ese dios todo era energía.



Es la misma energía que libera estos días nuestro pequeño planeta acomodándose al espacio que lo expande y lo comprime nosotros somos tan insignificantes que creemos entenderlo creyéndonos capaces de contener un tsunami con murallas de hormigón como se ha visto por la televisión el tsunami en su avance ni tan solo tropezó con la obra de ingeniera lo sobrepaso con creces ahogando a quienes pensaron que se puede amaestrar a la naturaleza.



Desde ese día creo que he sentido las cosas de forma distinta, por una parte me siento pequeño y por la otra enorme, capaz de entender que si alguien se salva de esta historia es el mosquito que rechupeteaba la sangre del cristiano, a él no le afectaba el terremoto y tampoco el Toumani pues esta claro que las alas sirven para volar dejando de lado desde el punto de vista de un mosquito cosas tan nimias como las que nos afectan a los mortales.



Y como las alas sirven para volar también sirve para volar la ilusión capaz de emocionarnos en el curso de esta primavera donde los pétalos del almendro vuelan con la brisa como pequeñas mariposas blancas, después han nevado el suelo y el agua del pequeño estanque . Todo eso ocurre ahora mismo en la piel de nuestro pequeño mundo entre Japón que sigue estremeciéndose de dolor mientras florecen los cerezos y Argelia donde acorralaron al tirano pensando en que dios existe sin recordar el viejo dicho de que dios ayuda a los malos cuando son mas que los buenos y están además mejor armados. Moraleja no te creas que nadie va a venir a salvarte con sus buenas palabras o portaaviones ni acorrales al tirano, la ayuda es siempre una utopia cuando media la economía.



Desde este pequeño remanso de paz.



Sant Pol de Mar, 14 de marzo de 2011

Esteban Mediterráneo.

10 comentarios:

  1. Me permito hacer este suma y sigue, el tema da mucho de si.

    Es continuación de lo anterior.

    El aministrador.

    Anónimo dijo...
    Buenas tardes amigos lo que dice Esteban me hace recapacitar, el tiene la capacidad de síntesis y un toque muy especial para expresarlo. Por mi trabajo en el que soy testigo de tantas penas me endurezco pero cuando abro este sitio me humanizo de nuevo, Esteban elemento aire no rehúyes la realidad por triste y dramática que sea pero haces que no me duela tanto con ese rayito de luz.

    Auri.


    Hola Esteban yo soy Juliana trabajamos juntas aquí, también te leo y me gusta mucho

    Un beso.
    12 MARZO, 2011

    Anónimo dijo...
    Querido Esteban,
    ¡Es que somos muy pequeños¡,... la naturaleza nos lo va recordando periódicamente, y creo que nos va bien,... lo único que se no ha ido engrandeciendo es la soberbia del "homus erectus", que con cuatro máquinas que ha construido, se cree que es el dueño del planeta; que se ha creído, en su papel de rey de la creación, que lo puede controlar todo; y ahí está la realidad de la vida que vuelve a situar a sus personajes en el lugar que les corresponde. Esteban, no somos los reyes de la creación, sino una especie más, que habría de convivir en armonía con el resto, respetándolas y siendo conscientes de que el planeta no nos pertenece, nosotros si pertenecemos al planeta ...
    Y el planeta nos va recordando y poniendo en evidencia que el dolor y la alegría coexisten, así como la armonía y el caos,... el ying y el yang, el blanco y el negro ... y nosotros de espectadores ...
    Todas estas disquisiciones no me apartan de sentir y compartir contigo la solidaridad con las personas que están sufriendo, que han visto de un plumazo como su mundo, su pequeño mundo, nuestro pequeño mundo, se desmorona, con una sensación de absurdo que lo inunda todo, tanto más difícil de entender cuanto mayor sea la altanería de esta orgullosa especie a la que pertenecemos.
    Un abrazo cordial desde esta lluviosa tarde en tierras catalanas ...

    J.Ramon - Agua
    12 MARZO, 2011

    ResponderEliminar
  2. Anónimo dijo...
    Pues sí el mar y la tierra se confabularon y temblaron a la vez, y el mar lanzó sus olas sobre ella y todo tembló, se sembró el caos, la destrucción,¡que pequeños somos ante la naturaleza y su furia desmedida¡¡.En cambio tus nos deleita con un poema que habla de olas, no una, sino siete, que también sembró posiblemente un caos en un corazón. pusiste la nota sensible será que te desbordas como el mar.

    De Rosa Ingrávida ..
    12 MARZO, 2011

    karme dijo...
    Buenas noches a tod@s:
    Muy bonito jefe y también me gustó el comentario del elemento “agua” a propósito del ídem.
    Recuerdo cuando el Tsunami azotó otras tierras, otras personas, otros hogares.
    Creo que fue en el año 2004-2005, (como se olvidan las fechas!) y todo se repite de nuevo, en aquella ocasión, me encontraba en mi coche mirando el mar esas olas que recuerdo eran tan indefensas en el mar Mediterráneo y tan destructoras en la otra parte del mundo, lo escuchaba por la radio…tantos y tantos muertos, pensé que horror parece que no seamos conscientes de este suceso, y me puse a escribir sobre ello. Era Navidad o faltaba poco. Es como un plagio de la reflexión del elemento agua, por eso no lo adjunto ni pego aquí, su reflexión está mucho mejor expresada, aunque saco la lectura que personas que no se conocen, comparten esos mismos sentimientos, en cualquier parte del mundo. Todo se repite y ahora, cuando ya no nos acordamos de aquel suceso, ocurre otra vez…personas, tierras, hogares destruidos y encima peligro de contaminación nuclear.
    Como hormigas somos arrastrados por la Naturaleza enfurecida, sin poder detenerla, a pesar de estar más prevenidos, esta vez en Japón, donde se conoce y reconoce su capacidad de inventar y producir tanta tecnología.
    Todos los medios como aquella vez en Navidad, nos muestran ese horror, pero que hacemos para evitarlo con tanta tecnología?.
    Por desgracia demasiado a menudo nos olvidamos, de que la Naturaleza es más fuerte que nosotros, a menudo también nos olvidamos que somos todos muy pequeños y frágiles, para matarnos en guerras absurdas a veces, pero siempre innecesarias, que también son noticia que siempre nos suena de lejos, porque a los muertos nos los enseñan, pero no nos salpica su sangre .
    karme
    12 MARZO, 2011

    Anónimo dijo...
    Es cierto ,todo se mueve y a veces los movimientos son tremendamente bruscos.
    He estado reflexionando y apenas hace una semana ,el sol también se movió con una inusitada explosión de energía , como no se veía en muchos años. Luego se han movido ,el mundo árabe , y el petróleo , la tierra y la energía nuclear...
    Pero lo que mas me impresiona de este caos , es el pueblo japonés , que sufriendo tal calamidad se mantiene ordenado y dispuesto a plantar cara a la adversidad.
    Tal vez sean necesarios estos terribles acontecimientos para que se nos caiga la venda y veamos lo bello que es este mundo y dejemos de destruirlo.
    En las tinieblas es cuando hay mas necesidad de brillar.
    Tierra doliente.
    13 MARZO, 2011

    ResponderEliminar
  3. Auri, Juliana, Rosa.

    Gracias a vosotras por animarme a captar las imágenes que luego compartimos y también gracias por vuestro aliento.

    Desde el viento
    Esteban

    ResponderEliminar
  4. Querido amigo J. Ramón.

    Compartimos además de nuestras aficiones filosóficas, culinarias y deportivas, algunas veces tambié nuestros puntos de vista frente a las cosas pequeñas y a las inabarcables.

    Cuento contigo.

    Desde el viento
    Esteban.

    ResponderEliminar
  5. Rosa Ingravida.

    Gracias cimbreante Rosa por tu sentido comentarío. Escribí ese poema hace algún tiempo cuando sentía la palpitante espumar del mar romper en la orilla, fué tal la emocíon que siempre regreso a ese lugar, lo pinto, lo expreso nunca me cansa.¿ Se nota verdad ?

    Gracias por compartirlo.

    Desde el viento
    Esteban

    ResponderEliminar
  6. Amiga Karme alias Liligh

    Expresa con entereza y libertad todas tus opiniones están llenas de frescura y fuerza, no dejes de hacerlo.

    Desde el viento
    Esteban

    ResponderEliminar
  7. Querido Amigo Diego alias Tierra.

    En este tema todos coincidimos en algo en nuestra pequeñez algo nos ha hecho humildes repentinamente a golpes.

    Espero que en dias proximos vuelvas a brillar con alegria provocadora que es lo tuyo.

    Desde el viento
    Esteban-

    ResponderEliminar
  8. Como siempre Esteban,pasar por tu blog es llegar a un remanso, donde a pesar de los días que corren, el perfume de azahares y las flores del almendro, inundan el alma con un poquito de paz. Gracias por tu sensibilidad y tu poesía... es mágica!
    Besos australes!

    ResponderEliminar
  9. Os leo y no soy capaz de escribir nada....llevo algunas semanas con la cabeza hecha un tremendo lio....mis emociones están muy alteradas , y no me atrevo a escribir alguna cosa que pudiese herir la sensibilidad a nadie....pero como tu dices Esteban , que pequeños somos ...pero a la vez que grandes .
    Ese documental que narras, tambien me lo enviaron a mi , y sentí al igual que tu , esa insignificancia como ser individual , pero a la misma vez , la gran magnitud de formar parte de un gran todo.

    Hace unos años , por causa de una terrible tragedia personal , me fuí unso dias a un monasterio Budista , pasé varios dias con ellos , compartiendo , el dia a dia ,meditando , acudiendo por las mañanas muy temprano a su culto , recitando Mantras,y las vueltas alrededor de la Estupa , haciendo sonar los molinillos de viento.
    La Estupa es un monumento de paz que representa la mente del Buda, la Mente Iluminada o Conciencia Despierta. Su arquitectura y forma sagradas se comunican directamente con los niveles más sutiles de nuestra mente para activar su natural poder de amor bondadoso y compasión ecuánime.

    Por su especial configuración, por la cantidad innumerable de reliquias y de elementos que contiene y por las numerosas consagraciones que se han vertido en ella durante todo su proceso de construcción, la Estupa es un potente emanador y potenciador de energía.
    A partir de entonces ,fué como una revelación.....todos formamos parte de la misma energia , todos somos uno....sin embargo , nos empeñamos , en ser individuales , frios e indiferentes con el dolor ajeno .
    Cuando ocurre una tragedia como la de Japón , no llevamos las manos a la cabeza ,nos rasgamos las vestiduras , y nos damos cuenta de lo pequeños e insignificantes que somos....Dios Mio ,no hace falta que ocurran esos terribles sucesos para concienciarnos de lo poquito que somos , los hospitales , los seres humanos que padecen diariamente terribles dolores , hambre ,o sed de justicia ...esos nos podrian decir lo poco que somos .

    Pero nos queda el consuelo de saber , que formamos parte de un puzle , y que cada uno de nosotros , forma parte de el , que somos unico e irrepetibles ....y que al final ....solamente somos materia , envuelta de una gran energia que es la que nos hace ser lo que somos ,vivimos en el ahora , y en ese continuo movimiento de amor , todos somos uno solo .

    Un gran abrazo de luz para todos.

    Loly.

    ResponderEliminar
  10. Querida Loli, leo con atención lo que dices y de alguna forma envidio tu experiencia mística en ese monasterio budista.

    He pasado algunas veces cerca pero nunca lo he visitado, sin embargo si he estado en otro, lamentablemente no me conmovió tengo una falta de fé casi absoluta en sentirme parte del universo a través de la fe escrita en decalogos y sin embargo te envidio a ti y a cuantos la tengan.

    No necesito rezar y si lo hago rezo a mi diosa particular la cual he fabricado en mi subsconciente a imagen y semejanza, yo le llamo a mi diosa cocoquialmente Rosa de los Vientos y nos llevamos bastante bién.

    Ahora estoy esperando verla en los tallos frescos de los rosales, florecerá en Abril y me sentiré como tu confordado mirandola en cada rosal.

    Si somos grandes y pequños, si somos energia unicamente sabemos en este momento que somos vida, que estamos llenos de organos y de sentimientos, procuremos centrarnos en este momento y vivirlo plenamente ya sea bajo la ley del karma dando y regogiendo afectos.

    O Viendo como vuelan como mariposas los pétalos del os frutales y recordando el provervio chino.

    El aleteo de una mariposa puede provocar un tsumani en el otro lado del mundo.

    Desde el viento.
    Un abrazo para ti.
    Esteban

    ResponderEliminar