Este blog no admite comentarios pero puedes hacermelos llegar a mi correo: esteban.mediterraneo@gmail.com

jueves, 24 de febrero de 2011

La utopía





Este de la fotografía es Gadafi un tirano iluminado, para operarle del corazón haría falta un abrelatas de la cantidad de chapas y meritos que tiene como el de estar masacrando a su propio pueblo.





Hoy me ha dado por pensar en los movimientos ecológicos, que si el efecto invernadero, el nivel de los mares la contaminación y todas esas cosas que conviene proteger porque depende de ellas ya no solo nuestro planeta depende nuestro futuro, lo del planeta como que nos importa muy poco, la mierda que se acumule el la India no la vemos ni la sentimos, lo del efecto invernadero, púes eso si que importa un poco dado que se ponen tan pesados y salen fotos de que se están fundiendo los polos.

Lo peor y lo que más no moviliza es si una foca bigotuda ha quedado atrapada en un red, o si hay un gato subido en un árbol del que no puede bajar, no haré broma con estas cosas es la pura verdad que hay que cuidar e medio ambiente y las especies en extinción.

La principal especie en extinción de nuestro planeta es la juventud y apenas hay voces que se levanten para proteger lo que debería ser nuestro bien mas preciado del cual dependen ya no solo nuestro futuro si no también el nuestra amada Gaia en nuestra sociedad tan dispersa en sus objetivos globales hemos aprendido a descentralizar las producciones, a trasladar las fabricas a otros países donde la mano de obra de todo un día tiene un costo inferior al de una hora trabajada en nuestros países desarrollados. Generalmente en esos países oprimidos por regimenes despóticos aunque muy “ cucos” se trabaja por el salario del hambre sin ningún derecho social, me refiero a la clase trabajadora, las élites de cualquier país tienen derecho su especialidad es la corrupción y la explotación ( en eso no somos distintos en los países supuestamente desarrollados ).

Ya tenemos un país sin fabricas y lleno de parados los chicos paseando a las doce de la mañana y viviendo con sus padres ( y no se vale decir que tienen de todo, es verdad tienen de todo porque se lo regalamos) los que tiene mas suerte y están mejor preparados son mileuristas trabajan por salarios mínimos con contratos interinos y sin posibilidad casi siempre de incorporarse en el engranaje económico y social, han quedado aparcados en lo que parece su destino final, la falta de un futuro.

Ya tenemos una juventud a la que podamos criticar los chavales que corríamos con la policía detrás en Mayo de 1968, nosotros éramos cojonudos y ellos son unos vagos. trabajamos en las fabricas en las oficinas que ahora están en la China o en a India. algo estamos haciendo muy mal..

Pero de repente nos llegan noticias de Túnez, de Egipto, de Bahrein, de Argelia allí se están levantando han dicho basta y resulta que nos sorprende ver su organización, no son aquellos jóvenes radicales que pensábamos, no están asociados a movimientos islamistas ni integristas, son jóvenes normales como los de nuestros países, jóvenes que han estudiado en universidades que se han formados en talleres de artesanos, carpinteros, cerrajeros, jóvenes que han visto en el mundo occidental su utopía y se revelan y nos sorprenden que sepan hacer tan bien las cosas, casi al modelo Gandhi luchando con la sonrisa y entregando sus vidas.

Nuestros gobiernos han cerrado los ojos a los regimenes despóticos a los tiranuelos que se perpetúan en regimenes seudo democráticos de padres a hijos por la pura necesidad de sus materias primas, petróleo, estrategia geopolítica ahora despiertan asustados ¡ Coño no son islamistas son gente normal, que aspiran a cosas normales, no hay enemigo ¡ quieren terminar con la corrupción que los oprime sin necesidad de caer en la trampa de los regimenes confesionales que los explotarían de la misma forma.

Resumiendo no debería asustarnos todo esto, debería asustarnos lo mal que nuestra actual sociedad trata a la juventud ( ya te he dicho que no vale decir que tienen de todo, esa es una verdad trampa.)

¿Recuerdas que hacías en Mayo del 68, dímelo. Yo estaba haciendo la mili en el campamento militar de Sant Climent, había firmado como voluntario 20 meses de servicio militar para escoger destino y no perder un año de carrera ni mi trabajo ni mi novia, si me enviaban a cualquier otro lugar y no sabia que había una revolución no me daba tiempo.?

Sant Pol de Mar, 24 de febrero de 2011
Esteban Mediterraneo.