Este blog no admite comentarios pero puedes hacermelos llegar a mi correo: esteban.mediterraneo@gmail.com

domingo, 30 de enero de 2011

La Ciudad Encantada







Te parecerá increíble pero si llevas el roedor a una roca semioculta en la niebla y haces “clic” te adentrarás por los caminos mágicos de la Ciudad Encantada de Cuenca.


Todo es agua de una fuente misteriosa con esas palabras u otras semejantes se refieren los amantes al beso porque las cosas se llaman de distinta manera cuando hablan de ellas los amantes tal vez no lo recordemos o queremos olvidarlo y hayamos perdido el significado misterioso y nada se llame como se llamaba antes, pero basta una canción o un poema para que las cosas vuelven a llamarse por su nombre, agua de una fuente misteriosa bebieron mis labios de tu boca, se llama la canción que escucho.

Es curioso que hasta las leyes físicas pierdan su razón en la sinrazón de los amantes, el tiempo no es solo relativo, es equivoco y escurridizo se trasforma en paisajes de fantasía donde abundan las metáforas y se escriben poemas y mas poemas con sinónimos que solo los amantes entienden, un lugar se trasforma en un paisaje y se adorna de frutas, de olas y pétalos de rosas, no tiene otro nombre, se llama ahora aquel sitio “ allí “ y es un lugar inequívoco, los relojes se niegan a funcionar las saetas se entrelazan haciendo que el tiempo se detenga y consiguen calentar la nieve en invierno hasta derretirla con susurros o fabricarla en verano con la ausencia. Se pierden las estaciones del calendario divididas por dos solo existe el buen tiempo y el malo según se este lejos o cerca.

Las cosas sabrosas no sirven para aplacar el hambre, los dulces no son para comerlos se aplican en el cuerpo dependiendo de la fantasía y sus sabores se trasforman también.

Y de igual manera sucede con los paisajes se hacen silvestres lugares en los que parece que nunca ha llegado nadie antes, la lluvia y la niebla trasforman las imágenes de la Ciudad Encantada, ya no es ese sitio que has visitado o has visto en imágenes nada tiene que ver con el que puedes ver en mis imágenes tomadas bajo la lluvia y dispersas en la niebla.

¡ Quien iba a adentrarse el los laberintos en un día tan desagradable..! Púes no, es todo lo contrario fue un acierto adentrarse y recorrer bajo la lluvia los caminos, el silencio y la magia de las formas insinuándose, ya no eran simples y curiosas formaciones de piedra era mágico todo un dia perfecto para visitarlo con tu amante.

Sant Pol de Mar, 30 de enero de 2011
Esteban Mediterráneo.