Este blog no admite comentarios pero puedes hacermelos llegar a mi correo: esteban.mediterraneo@gmail.com

viernes, 29 de enero de 2010


Buenos días amigos, iba a escribir unas letras hablando de la amistad para luego concluir debatiendo finalmente sobre la seducción, me ahorraré profundizar sobre el tema de la amistad, si bien es cierto que desde mi punto de vista la amistad es la antepuerta de la seducción.

Pertenezco a una generación donde las preguntas nunca han encontrado respuestas convincentes y muchas veces han chocado con la pared del dogma, de forma que solo el tiempo y la mucha paciencia me han dado alguna respuesta que naturalmente me han llevado a hacerme nuevas preguntas.

¿ Es licito sentir la seducción , sentirse atraído por ese cúmulo de sensaciones y pensamientos prohibidos o desahuciados desde la noche de los tiempos en nuestra cultura cristiano paleontológica ?

Esta claro que desde la ignorancia de escuchar nuestro latido, esta sociedad ha guardado sus formas durante siglos, haciendo oídos sordos y mirando a otro lado cuando hablamos del renacer de los sentidos, las formas de los estados contemporáneos necesitan un cierto orden para seguir existiendo y para que todo tenga un sentido es necesario que nada cambie, el paradigma de la familia.

¿ Pero que pasa que cuando todo esta así en esa supuesta paz, llega una voz o unas letras, un paisaje acompañado y remueven todo ?

Buena pregunta verdad, seguramente no hay mas respuestas, si no tal vez solo nuevas preguntas. Algunas personas de nuestra generación emplean sus dogmas a modo de corazas,son como los niños mirando los escaparates de golosinas, otras se dejan fluir en esa maravilla de descubrir de nuevo que están vivas. No hay respuesta cierta, no hay actitud cierta, cada uno de nosotros es un mundo y la pregunta que tu quisieras hacerme a mi, seria la que yo iba a preguntarte a ti.

¿ Porque un día cualquiera alguien rozó de forma distraída o no nuestra piel y provoco un incendio.?
Estaba el monte preparando para un incendio.

Quien mas quien menos es prisionero en sus afectos, y no busca cambiar el mundo porque ha descubierto que un simple roce si hace una primavera y que la piel aparentemente " vieja " florece con la caricia, como las amapolas en la primavera, no somos nada mas de esencia del amor, semilla de otras semillas que nos han traído hasta la vida que late dentro de nosotros libre dentro un cuerpo de piedra.

Como veréis este tema da para mucho y seguramente después de debatirlo las preguntas serán las mismas, no es como antes que abrías la radio y escuchabas a Doña Elena Francis dando consejos y respuestas que no tenia para ella, cuando decía..paciencia querida amiga...

Desde Sant Pol de Mar, en este día húmedo y frío, os envió mi saludo amigos.

Esteban Mediterráneo.