Este blog no admite comentarios pero puedes hacermelos llegar a mi correo: esteban.mediterraneo@gmail.com

sábado, 2 de octubre de 2010

El pan


Una de las cosas mas bellas que se pueden ofrecer es el pan ( deja que lo escriba con mayúsculas “Pan”) , el pan esta sembrado en miles de poemas y de canciones, por él los hombres mueren o matan, los niños ríen o lloran en su ausencia, y las amantes sueñan con el aroma que desprende cuando esta en el horno, por que el pan tiene algo de mágico, calma el apetito de quien come y hace de las manos que lo amasan manos amigas.

El tacto de la masa es realmente sensual parece la piel de una mujer, es suave fresco y tiene en la tahona el aroma de la vida que emerge, algo así como el aroma del bosque tras la lluvia en Septiembre cuando fermentan las hojas y todo se llena de misterios ( perdona que sea grafico, la edad lo permite ).

Siempre recordaré a Pablo del Molino de Ipiés, un molino viejo que hay en las cumbres del puerto de Mont Repós junto al valle de Ludome tan alto que toca las nubes y las trasforma en nieve en otoño. Aquella noche en la que lo visitamos con mi esposa y mi suegro camarada de Pablo de la guerra, compañero después en el campo de concentración.

Aquella noche que se me hizo corta entre las tahonas de suave madera rebosantes de pan , los troncos de encina amontonados fuera cubiertos de nieve, el color que cobraba el horno de piedra cuando ardía y la luz que arrojaba fuera. Pablo aquella noche me dejo marcado, las historias que me contó mientras paleaba el pan crudo. Todos dormían en la casa, el olor del pan mientras cocía, los gatos amontonados fuera pegados a la puerta de madera. Los panes ya cocidos lo impregnaban todo de ese aroma del que antes dije que era mágico, tanto que cada vez que lo recuerdo mi memoria viaja con el tiempo a aquel viejo molino.

Pablo del primer pan caliente hizo trozos ofreciéndoselos a los gatos, los gatos eran los ojos vigilantes entre los casos de harina donde los ratones vivían, la noche paso deprisa y antes de llegar el alba puso en el horno un cordero lechal, con el aroma del pan y el cordero despertó mi esposa, mi suegro, la esposa de Pablo profesora de piano que lo dejo todo por su viejo molinero y se fue con el al viejo Molino de Ipiés. Pusieron la mesa, vino somontano fragante el cordero recién horneado con el pan aun tibio, “ desayunamos “ después como un buen aprendiz de molinero me acosté en la habitación que había sobre el horno y aun sueño que hacia pan con Pablo el molinero.

Han pasado muchísimos años y ahora mi hija me enseño a hacer pan, es tan fácil que lo puede hasta cualquiera, no hacen falta maquinitas ni otra cosa que no sean las manos, la harina, la levadura pizca de sal, chorrito de aceite y agua.

Cuando mi esposa llegue y note en la casa el aroma del pan recién hecho recordará también el aroma de aquel lugar y a Pablo el viejo molinero y a su aprendíz.

Sant Pol de Mar 2 de Octubre 2010




En el molino de San Antonio,
leche de luna mueve la piedra,
y el molinero ciego en la harina
toca las carnes de las tinieblas.
El agua canta canto del cielo
su desvelada sangre de estrellas,
y desde el trigo vuelve la nieve
por el caliente de la molienda.
Molinero, molinero,
los sueños te llevarán
hacia el corazón del trigo
por el aroma del pan. bis
Viene la noche del molinero
sueños de harina que en su alma nieva,
y una bayita que huele a jume
y a trigo verde por las caderas.
Si el molinero duerme en los grillos
muere en el llanto de las estrellas,
y hacen harina la luz del cielo
para el silencio de la violeta. bis
Molinero, molinero,
los sueños te llevarán,
hacia el corazón del trigo

No conozco su autor, per si recuerdo quien me lo envio hace unos años. Olga de Trelew ( gracias Olga )

Este es el pan que hice.