Este blog no admite comentarios pero puedes hacermelos llegar a mi correo: esteban.mediterraneo@gmail.com

lunes, 19 de marzo de 2012



No es la primera flor de la primavera, es mas bien la última flor del invierno, esta que he retratado esta mañana en ese lugar tan especial llamado “ Calita de las Rosas “ y que poco a poco voy compartiendo con algunas personas que han encontrado en este lugar un punto de encuentro con la magia y es que no es difícil sentirse seducido por un sitio como este donde crecen en los acantilados los alelíes cuyo aroma llega con la brisa del mar envuelta con el aroma de las algas.

Si una flor no hace la primavera encontrarte a tu paso unas rosas ofrecidas a alguien junto al mar si hacen florecer la sonrisa en quienes las admiramos y aunque las rosas estén secas como el pasto que cubre las paredes del acantilado pronto florecerán aquí las amapolas, la retama y toda clase de flores silvestres convirtiendo en un vergel este lugar. Para entonces tal vez el dios Eolo envíe al viento y a las olas para llevarse la arena cargada de esencias a las profundidades del mar y en su lugar Nereo el dios bueno del mar deje en las rocas de los rompientes a las bellísimas nereas..