Este blog no admite comentarios pero puedes hacermelos llegar a mi correo: esteban.mediterraneo@gmail.com

domingo, 30 de diciembre de 2012

FELIZ AÑO NUEVO

Despido este año lleno de ruidos y ansiedad con la imagen de una muchacha que camina por la playa en busca de un nuevo amanecer. La arena mojada refleja los rayos del sol que conducen a las olas donde se dibuja un camino dorado hacia el horizonte donde nace un nuevo año, las rocas testigos quietos saludan a la muchacha que camina con la falda remangada camina por la arena dorada, parce una riancheira perseguida por las olas que tratan de envolverla. No es fácil mirar dentro de un lienzo con el ruido que hace la sociedad en este momento y dejarse seducir por la belleza y el recuerdo, mientras se desmantela la sociedad que heredamos y ahora nuestros políticos no saben bien como administrar. Por ese motivo y porque todos tenemos el consuelo de acordarnos de Santa Bárbara cuando truena aunque vivamos en lo agnóstico voy a echar mano de la espiritualidad para desearos un nuevo año en el que descubramos el amor, cualquier clase de amor pues todo lo que sea amar conduce a un camino al alba por donde se camina buscando la paz en la armonía de la espiritualidad. Dios bien puede ser un amanecer cualquiera.


 
 
 
 

Casi todos los días de este año
como las hojas de las viñas han caído,
solo restan algunas que aun se sostienen
en los pámpanos por puro milagro
húmedas por la brisa por la brisa
y el rocío de todos los amaneceres.
 
Quemadas por el sol de los ocasos
bailan con la brisa las últimas hojas,
luciendo sus vestidos ocres y rojizos
colgadas de los pámpanos.
 
Hemos pasado juntos en la distancia,
comunicando los sentimientos
por arte de magia.
 
Luna tras tuna
amanecer tras amanecer
rosa a rosa,
poema a poema este año.
 
Ahora que los días
son como la última luna, menguantes,
quisiera apretar en mis manos
todos los momentos
que hemos compartido juntos este año.
 
Y como si de un racimo de uvas se tratara
exprimirlo entre mis dedos
y  fluyera de mi mano
un mosto, regalimando.
 
Llenar después con el  una copa de vino
afrutado dulce y blanco.
 
Y con el brindar por nuestra amistad
alargando los sorbos,
saboreando estos ultimas días
hasta que acabe el año
y apurando el mosto blanco decirte.
 
¡ Gracias feliz Navidad,
viviremos, otros años ¡
 
Sant Pol de Mar 2013
Esteban Mediterraneo.