Este blog no admite comentarios pero puedes hacermelos llegar a mi correo: esteban.mediterraneo@gmail.com

viernes, 13 de julio de 2012

El horizonte, un hilo delgado de esperanza.



Estos días la política es un circo y Rajoy el domador, coge
el látigo en una mano y en la otra un circulo de fuego, ¡ Hace estallar el látigo
¡ y nos vemos obligados a saltar atreves del circulo de fuego, no nos engaña
porque lo padecemos pero nos humilla notar cómo vamos empobreciendo mientras Ali
Babá y los cuarenta ladrones continúan asaltando nuestras libretas de ahorro gritando
¡ ábrete sésamo ¡.

No se quién me dijo
un día hace muchos años que hay que temer mas a los abogados y a los banqueros
armados con un bolígrafo que a cualquier
atracador que te amenace con una navaja en el claro oscuro de las galerías del
metro, son más sutiles más elegantes y más efectivos en sus atracos, no dejan
huellas porque se lo llevan todo de una forma tan legal que nadie puede
pedirles responsabilidades ( eso parece verdad ¿.

Pero no nos engañan porque lo padecemos, tampoco olvidamos
por nos han humillado y cuando el
domador hace estallar el látigo y nos precipitamos a saltar a través del circulo de fuego, lo hacemos porque no tenemos más remedio.

Nos han robado desde dentro, desde donde no hacen faltas
claves ni contraseñas para entrar en nuestras cuentas y dejarlas a cero otra
cosa es que nos creemos sus engaños y cuando dicen que hay que confiar en ellos
sentimos el mismo vértigo que viajando en una montaña rusa ¿ Cuando terminará
este viaje al infierno ¿

Me pregunto. ¿ cuántos, pantalones, zapatos podrán ponerse a
un tiempo todos esos “ caballeros “ ladrones de guante blanco, en cuantas camas
podrán dormir en la misma noche, como serán sus platos de enormes para saciar
su hambre?.. Vanidad, orgullo y borrachera de éxito.

No nos engañan porque lo padecemos, pero si somos capaces de
contemplar el mar al alba, el horizonte como un hilo delgado de esperanza dará a el sol naciente y caminaremos hacia él.

Sant Pol de Mar, 13 de julio de 2012

Esteban Mediterráneo.