Este blog no admite comentarios pero puedes hacermelos llegar a mi correo: esteban.mediterraneo@gmail.com

martes, 9 de agosto de 2011

La Playa en las tardes de verano




Las tardes son tranquilas en la playa la gente es distinta también por las mañanas los bañistas sin saberlo conservan las prisas y se produce la desbandada en cuanto abren sus fiambreras y salen a relucir las viandas que han traido a la playa otros mas preparados para ir por el mundo sin necesidad de gastar ni correr tanto.

Al filo de las seis van despertando debajo de las sombrillas van y vienen al agua, juegan o leen en la arena otros aprovechan las olas para refrescar sus calores de verano.

El sol pasito a pasito cada vez vuela más bajo. las sombras se proyectan largas y solo quedan en la playa los ecos de las risas, las hormigas registran la arena en busca de un algo, las sombrillas se deshabitan y la gente toma el sol manso de la media tarde dormitando mientas otros se dan un baño abrazos olvidando que mas allá de las olas hay un mundo que se esta reduciendo poco a poco en el desencanto.



El mar, las olas, los aromas de las tardes de verano.

Desde la playa en Sant Pol de Mar esta tarde de verano.

Esteban Mediterráneo.

2 comentarios:

  1. El estio es lo que tiene,calor,sudores,gentes con poca o ninguna ropa,arena,sal,gritos de niños,relax,Y todo eso sucede cada verano,cada año,pero nunca seran iguales ,todos seran parecidos pero a la vez distintos.Ese mar acogerá cuerpos desnudos,amores ilicitos a veces,amores tiernos,abrazos a veces para no caer ante las olas,antes esas olas a veces furiosas por ver su mar lleno de bellos cuerpos .
    Añoro el mar,la playa,¿dónde se escondió este verano? bueno ya iré a buscarlo,a buscarla,y seguro que me estará esperando en su relax.

    Mis mejores deseos a todo aquel que lo esta disfrutando.

    Rosa Ingrávida.

    ResponderEliminar
  2. María Serra

    Acabo de regresar de mi segundo viaje vacacional y creo que ya lo que queda es retornar a mi territorio cargado de luz y color. La mochila viene cargada del verde de Euskalerría, y ahora el más cercano está en Doñana que duerme la siesta esperando las nuevas lluvias otoñales, mientras aprovecharé lo vivido y me sumergiré en los disfrutes del final del verano.
    Leo tus mensajes descriptivos, profundamente Mediterráneos, que a pesar del sometimiento de veraneantes aporta la finalizar la jornada percepciones sensoriales, todo un disfrute.

    ResponderEliminar