Este blog no admite comentarios pero puedes hacermelos llegar a mi correo: esteban.mediterraneo@gmail.com

domingo, 15 de enero de 2012

La chica del Renault 6







Los tiempos están cambiando y los paisajes también, esta mañana se daba un fenómeno particular en el mar que pocas gentes conocen se llama " la minva " ocurre cuando un anticiclón se establece por unos días sobre el mar, al estar la mar llana en reposo el nivel del agua baja hasta un metro dando un aspecto distinto a la playa y a los acantilados, las trasparencias son realmente espectaculares y la sensación de paz al no escuchar ni tan solo el rumor de las olas al llegar a la playa,

En la solitud del paisaje contrasta la chica del Renault 6 que me sobresalto al llegar desde la orilla del mar a los alto del acantilado. al verla dentro del coche la sensación que recibí era que esa muchacha había sido objeto de algún tipo de violencia, afortunadamente no era así, su Renault 6 era su casa y dentro de ella había instalado un colchón y poco mas, vivía así, un colchón un edredón y unas galletas en el salpicadero, también un bate de beisbol no le pregunté su nombre pero si le pregunte si tenía cafetera en su casa caracola, no me hablo de la crisis ni de la pobreza, me hablo de la paz que se respiraba en ese lugar y que ella había descubierto en su primera noche allí, iba a bajar al fondo del acantilado de donde yo venia para sentir aun más la extraña sensación de paz que lo envolvía todo. Como un buen cicerone le indiqué el rinconcito que forma la calita de las rosas y le hable de la magia de ese lugar, se despidió lamentando no tener cafetera en su casa caracola y yo seguí mi camino dándole vueltas a las cosas.

Hay personas que pese a vivir muy humildemente no son pobres.

Sant Pol de Mar, Enero 2012
Esteban Mediterráneo



11 comentarios:

  1. Supongo que nos propones interpretar que le pasa a la chica del coche.Te prongo un guion.
    La chica la han desauciado , de su casa por no pagar la hipoteca, esta sin trabajo , pero aun le queda el coche y un colchon , esta meditando cual va ha ser su siguiente paso,
    Que siga la rueda
    Tierra

    ResponderEliminar
  2. Tal vez, amigo tierra.

    Tal vez vivía con sus padres y se marchó cuando se sintió una carga

    Puede ser que necesitara aire y hizo un alto en el camino.

    Te diré para que tengas más datos que me habló del carma que la hacía sentirse segura ( vi tambien un bate de beisbol)

    Aun le estoy dando vueltas. Se admiten opiniones.

    ¿ Que piensas tú de los motivos que pueden llevar a una muchacha `para vivir asi..?

    Desde el viento
    Esteban

    ResponderEliminar
  3. No es un Renault 6.

    El coche que aparece el la foto es un Renault Supercinco.

    ResponderEliminar
  4. Estamos entrando en una nueva era , donde los cambios y transformaciones seran lo normal.
    La chica es una avanzada en lo que se avecina , de momento voy a moverme en este contexto , ya seguire.
    Tierra

    ResponderEliminar
  5. Del amigo Teo al amigo Tomás
    acerca de la chica del Renault 6


    Hola Tomás:
    Me ha gustado la reflexión de Esteban y su sensibilidad la fijarse en ese Renault 6 en el acantilado mirando al mar. Era su casa, no debía de tener nada más. Habría que saber porqué vivía en él si por propia elección o por circunstancias adversas de la vida. Con tan pocas "cosas", ni siquiera una cafetera. Había descubierto algo más importante que las cosas más valiosas de este mundo, la paz que se respiraba en ese lugar contemplando en el caer de la tarde y como consecuencia de la "minva" . Era una mujer con sensibilidad, rara en estos tiempos en los que se corre tras el tener y tener olvidandose de saborear las cosas pequeñas que nos da la vida y que tan sólo se necesita ojos para verlas y capacidad para saborearlas. Esa mujer, era rica aunque no tenía más que su R 6, su colchón, su edredón y unas galletas en el salpicadero. Tenía un espíritu libre, sensible capaz de apreciar y valorar las cosas que la propia naturaleza nos de y además gratuitamente. A veces envidio a Esteban cuando narra esos paseos por la orilla del mar al atardecer o al medio día, creo que el mar y sus playas son bellos a todos horas del día y de la noche porque que transmiten sosiego y paz al escuchar tan sólo el ir y venir de las olas. Yo muchas veces encuentro en el silencio de mis paseos por la huerta, el Galacho o las orillas del Ebro esa paz en diferente envoltorio que el que ofrece las orillas del mar o el escarpado acantilado y me siento bien por dentro y por fuera y a veces, ya ves me llevo en mi cámara esas diminutas florecillas que a penas nadie las mira por diminutas pero no carentes de belleza. En nuestra sociedad hay muchas gentes que son pobres aun teniendo dinero, comodidades y no viviendo humildemente. Son incapaces de asumir y contemplar y saborear las cosas que la vida nos ofrece.
    Cuando la pobreza se vive como carencia de lo necesario para vivir porque la sociedad, los demás te privan de ese derecho, ni Dios la quiere, la pobreza entendida como humildad, como no estar agarrado y dependiendo de las cosas que se tienen o se desean tener y se tiene lo necesario para vivir. Yo recuerdo, y esto hace muchos. muchos años, en el colegio después de comer en la sala de audiovisuales había una tele y a veces íbamos allá a ver las noticias o lo que les precedían y un día en un espacio que tenía carmen Posadas en Telecinco que durante cinco o seis minutos, uno de aquellos comentarios contaba cómo había recibido a un escritor cubano que era la primera vez que salía de Cuba, le llevó a visitar la ciudad y naturalmente le llevó a unos grandes almacenes y al salir le comentó: Carmen, no podía ni imaginarme que existieran tantas cosas que no son necesarias para vivir. Y qué razón tenía aquel hombre que disfrutaba de lo necesario para vivir y no aspiraba a más y era feliz y rico, digo yo.
    Bueno, Tomás, todo este rollo es consecuencia de la lluvia que me tiene metido en casa hasta el medíodía que iré a visitar y comer con unos parientes mayores y a ese relato de Estéban.
    Sigo escuchando a Mozart y continuaré con mi lectura de esa biografía de Teresa de Jesús que también impresiona y ojala hubiera muchas mujeres con el coraje de aquella mujer inquieta que por tener los pies bien puestos en el suelo tal vez ha llegado a ser santa.
    Buen día otra vez, Tomás. Hasta otro rato.
    Teo

    ResponderEliminar
  6. Bueno me ha encantado el escrito, y lo del mar tiene que ser precioso verlo así, un abrazo Esteban.

    ResponderEliminar
  7. Una mujer libre,así presiento a esa chica que duerme o descansa en el maletero de su coche. Una mujer osada,sin miedo (hay que tener mucho valor para ir sola por esos mundos).
    Puede que huya de algo, puede que se sienta sola a veces o ella misma haya buscado esa soledad que llena con el sonido del mar,con el sonido de los coches, con las voces que pasen a su lado.
    Una chica que me da por pensar no teme al mundo,y puede que tal vez chille viendo correr un ratón a sus alrededor,así es la vida para los osados,llena de aventuras,que sin duda vivira esa mujer del renault gris.

    Rosa Ingrávida.

    PD.Saludos a todas.os.

    ResponderEliminar
  8. Amiga Rosa Ingrávida.

    No creo que huya de nada la muchacha vas bien diría que sale al encuentro de algunas sensaciones que no pudo ver cumplidas en otras etapas de su vida y que ahora tal obligada por las circunstancias elije.

    Desde luego es valiente para dormir en sitios así de apartados dentro de su casita de caracola ( Renault súper cinco dicen los que entienden..)

    Lo que no sé es si le dan miedo los ratones, solo le pregunte si tenia cafetera, pero yo diría que no teme a los ratones a la vista de la seguridad con la que se expresaba.

    Te dan miedo a ti..?

    Desde el viento
    Esteban

    ResponderEliminar
  9. Amigo Teo,

    Teologo y humanista y buen narrador.

    Coincido en las cosas que dices y en la forma que las describes, como siempre bien razonada

    Desde el viento

    Esteban

    ResponderEliminar
  10. Pues no me dan miedo los ratones ni los grises ni los coloraos,(sonrisa).Y como habla de las cafeteras supongo que sería para hacer café,a mi me encanta el olor del café,pero no así tanto los efectos cafeinicos que hacen en mi.

    Pues nada,sigamos a toda velocidad en ese renault super cinco a perdernos o a encontrarnos con caminos nuevos o ha recorrer caminos ya andados.Todo puede tener su--aquel--.

    Rosa Ingrávida

    ResponderEliminar
  11. Hola Esteban,

    Tus artículos siempre interesantes. Respecto al coche de este artículo, no es un Renault 6... es un Renault 5.

    Saludos,
    Juan Carlos Martín

    ResponderEliminar